Opinión

Asteriscos - Hidalgo

EDICIÓN 391

Avatar del

Por: Redacción

***
El nombre del defraudador que usurpó la identidad de la diputada local María Luisa Pérez Perusquía para vender plazas magisteriales a 20 mil pesos, y del que se deslindó ayer públicamente, es Raúl Leyva Corona. Este personaje se desempeñó hace casi dos décadas como camarógrafo y luego como comunicador de la entonces Dirección General de Seguridad Pública de Hidalgo.   

***
Tras dejar una estela de destrucción en el Congreso del Estado, el polémico Roberto Piña hace de las suyas en el ayuntamiento de Pachuca, donde presume que nunca dejó de cobrar pese a laborar unos meses en el Poder Legislativo en tiempos del morenista Ricardo Baptista, y ahora es señalado de misoginia por trabajadoras municipales, quienes parece que su pecado es ser mujeres.

***
Y sobre este personaje prácticamente en desuso, Ricardo Baptista, no oculta su frustración, es más, la hace pública y así como le enseñó un exasesor, acusa a reporteros, opinadores y medios de comunicación de no hacerle el caldo gordo en su campaña de posicionamiento a la candidatura de la alcaldía de Tula con su endeble exigencia para que renuncie el secretario de Gobierno. 

***
El drama de la basura pachuqueña se extiende hasta el Altiplano hidalguense, concretamente a la comunidad Texcazongo de Tepeapulco, donde habitantes del lugar retuvieron camiones de la empresa Tecmed cargados con desechos, rubricados con el eslogan “Pachuca, la casa de todos” y la intención de tirarlos en el relleno sanitario de Apan, ¿acaso con la complicidad de la alcaldesa panista María Antonieta Anaya? 

***
Mientras tanto, por mandato del Juzgado Cuarto de Distrito la planta de biogás ubicada en El Huixmí no podrá operar ya bajo ninguna circunstancia. Esa empresa tramposamente pretendía seguir operando bajo dos nombres: Energía de Pachuca SAPI de C.V. y Energía de Litoral SAPI. Sin embargo, los amparos tramitados por la misma empresa bajo dos razones sociales le fueron negados.

ACLARACIÓN
Los comentarios expresados en esta columna de opinión no son una información noticiosa o necesariamente verídica. Forman parte de los dichos, trascendidos o comentarios que se escuchan en los pasillos políticos, gubernamentales y sociales.

Y tú, ¿qué opinas?