¡Cállate chachalaca!

EL TLACUILO

Avatar del

Por: Arturo Moreno Baños

Aquel año de 2006 en México se llevarían a cabo elecciones presidenciales, el sexenio de Vicente Fox terminaba con bajas expectativas de cómo había iniciado, era clara la animadversión a Fox y su sexenio que había dejado una oportunidad verdadera de cambio y optado por más demagogia, nepotismo, corrupción y muerte como los sexenios anteriores al suyo.

Sin embargo el entonces presidente de México espetó: “México necesita cambiar de jinete, pero no de caballo, porque el actual va caminando bien", aseguraba el entonces presidente Vicente Fox, quien expresó también que "ahí les encargo, hagan su parte. Los mexicanos deben optar este año por lo segurito".

Ante "los desesperados, los mesías, los acelerados, los prometedores, yo digo más vale paso que dure y no trote que canse; más vale jugar a la segurita y no arriesgarlo todo con la vana esperanza de que se van a resolver las cosas más rápido".

Ante estos comentarios desde el Istmo de Tehuantepec, Oaxaca. En plena campaña electoral, en aquel año 2006, un Andrés Manuel López Obrador vibrante que dice las cosas tal y como son; ante sus seguidores lanzará aquella frase jocosa y al mismo tiempo directa y con un dejo de hostilidad, se escucha a todo pulmón en el mitin político de aquella tarde, la frase que aún hoy produce risas para algunos y escarnio para otros, ¡Cállate chachalaca! Que el entonces candidato AMLO externará refiriéndose a Vicente Fox para que éste deje de intervenir en asuntos concernientes a la campaña presidencial ya que acorde con la constitución no se debe realizar proselitismo en absoluto para tratar de favorecer al candidato o los candidatos de un partido político por el contrario se debe mostrar cierta neutralidad y más emanando ésta del primer mandatario de la nación.

López Obrador no ganó la contienda en aquel 2006 pero juró no bajar la guardia y seguir contendiendo y dio la revancha en 2012 en donde, al igual que las elecciones que ganara Felipe calderón y su Partido Acción nacional (PAN) aquel 2006, volvió a perder la contienda en la cual regresó el Partido Revolucionario Institucional (PRI) a los pinos. Sin embargo con clara tozudez y motivación del grosso de la ciudadanía buscó otra vez contender, y como la tercera es la vencida, ésta vez ganó la elección para ser el legítimo gobernante de México durante este sexenio 2018-2024.

Atrás a quedado aquella frase de ¡Cállate chachalaca! Los tiempos son otros y la investidura presidencial debe ser impoluta pero justo ahora pareciera que el olvido se ha hecho presente en el mandatario y éste se convierte justamente en aquel Vicente Fox que pretendió influir con sus comentarios ante la ciudadanía para perpetuar a su partido y por supuesto a su “gallo”, su principito.   

Con las “mañaneras” que transmite a diario López Obrador se difunde propaganda gubernamental, al menos Lorenzo Córdova, consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), lo advierte de tal modo y por eso se debe suspender la transmisión de las mañaneras durante los próximos comicios de éste año.  

López Obrador, disgustado, argumenta que el gobierno hará dos cosas si terminan las mañaneras de las que es tan asiduo diariamente para informar a la ciudadanía acerca de su gobierno.

Primero, acudirá a instancias judiciales en el caso de que haya prohibición, pues lo considera un acto de censura. En segundo lugar, convocará a los mexicanos "a que opinen si está bien que el INE nos silencie, si está bien que en México, nuestro país, no pueda hablar el presidente, no pueda informar" y remato dirigiéndose a Lorenzo Córdova, para indicarle que no son iguales, pues él viene de una lucha que ha enfrentado prácticas antidemocráticas de las que justamente el INE "se ha hecho de la vista gorda ante las violaciones a la ley. Por consigna, entregaba candidaturas y registros para nuevos partidos".

Por supuesto no permitirá López Obrador que su plataforma de gobierno más importante, las “mañaneras”, sea interrumpida la ciudadanía merece y tiene que ser informada a cabalidad sin intromisiones de nadie y menos de un organismo como el INE.

Pareciera que aquel 2006 ya fue olvidado por el señor presidente López Obrador, aquella frase ¡Cállate chachalaca! que le dijera a Vicente Fox marcándole una línea para no entrometerse realizando proselitismo electoral ya se olvidó.

Dice la conseja popular: “El pez por la boca muere” y al parecer así está aconteciendo con López Obrador ya que acorde con sus necesidades ésta vez no es momento de callar y sí de seguir con el mismo caballo y jinete por más años. ¿Tú lo crees?... Yo también.

ACLARACIÓN                                                
La opinión expresada en esta columna es responsabilidad de su autor (a) y no necesariamente representa la postura de AM Hidalgo.
Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am

Y tú, ¿qué opinas?