Opinión

Desde el proyector

Entrega del Óscar, corregida y recortada.

Por:

Diseño: Grupo AM

Diseño: Grupo AM

No recuerdo tanta polémica y debate en torno a una entrega de los premios Óscar, como la que se da en la antesala de la 91ª ceremonia de premiación organizada por la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMPAS). 

El debate entre la gente de  Hollywood, gira en estos momentos en torno al recorte del programa que será transmitido por televisión. John Bailey, Presidente de la Academia, informó que serán cuatro categorías las que se premiarán fuera del aire.

Las entregas de los trofeos para mejor fotografía, edición, cortometraje  de ficción y edición; son las que han quedado fuera del programa televisado. Lo cual ha causado  gran molestia en distintos sectores de la industria del cine en Hollywood.

Esto no quiere decir que no se entregarán los premios en esas categorías. La Academia informa que el discurso de los ganadores se transmitirá más tarde. Yo no sé qué quieran decir con eso, pero en la transmisión en línea se podrá  ver el programa completo.

Son muchos los personajes que han manifestado su descontento con esta situación. Yo como un simple espectador no veo negativo el recorte al programa. No me afecta, no cambia mi perspectiva de esos premios, tampoco se restará importancia a quienes resulten ganadores.

Tenemos que tener claro cuál es el espíritu de esa ceremonia; es un show con millones de espectadores en cada edición, en todo el mundo se ve este programa. La Academia, junto con la televisora norteamericana ABC, dueña de los derechos de transmisión del Óscar desde hace más de cuarenta años, han admitido que los niveles de audiencia han decrecido año con año.

Para esta próxima entrega el programa transmitido por televisión tendrá una duración de 3 horas. Para un amplio sector de espectadores, donde me incluyo, el show que veíamos, resultaba maratónico, muy lento y aburrido. La Academia, también pretendía innovar con otro premio, mejor película popular; en un afán de refrescar sus conceptos. Al final no prosperó esta idea. Aparte de eliminar de la transmisión televisiva los premios de las categorías que menciono, para este año no habrá un anfitrión para conducir la ceremonia, serán varias las personalidades que llevarán la conducción. 

Fue el 16 de mayo de 1929 que se realizó por vez primera la ceremonia de entrega del Óscar. Fue de manera privada, solo duró quince minutos. El cine ya era una industria antes del nacimiento de estos premios. Nadie se verá afectado por no ver en directo y por televisión esas cuatro categorías. El mundo evoluciona vertiginosamente, si la Academia y su televisora asociada pretenden ganar espectadores, tendrán que redoblar sus esfuerzos en la organización. Poder y dinero, tienen de sobra para lograrlo.

En esta nota:
  • Desde el proyector
  • Entrega del Óscar

Comentarios