Opinión

Es hora de jugar

PSICO GUÍA

Avatar del

Por: Brenda Lara

Ahora que nuestros niños están de vacaciones platiquemos de su actividad favorita: EL JUEGO.

El juego es una actividad que se desarrolla de forma natural,  cualquier lugar y momento es perfecto para que inicie una nueva aventura, pero además es básico y sumamente importante en el desarrollo tanto físico, intelectual y social de nuestros hijos, por lo que es necesario que cada niño tenga su espacio de juego durante el día, ya que los beneficios pueden ser muchos y para toda la vida.

Hablemos de estos beneficios:

En primer lugar se activa su creatividad e imaginación, a través de la creación de historias, diálogos, escenarios, personajes lo cual va de la mano con el desarrollo de su lenguaje, de su capacidad de comunicación y su socialización.

Se activa su curiosidad, por lo tanto se vuelven los mejores investigadores, experimentadores y solucionadores de problemas.

Aprenden a desarrollar estrategias, toma de decisiones y reglas del juego de forma libre y natural, que a la vez le permiten poder interactuar con otros niños.

El juego al aire libre es maravilloso ya que su cuerpo se mueve y se ejercitan inconscientemente, desarrollan su coordinación motriz gruesa y fina e interactúan con la naturaleza, lo cual activa todos sus sentidos.

Y lo mejor de todo es que el juego contribuye al desarrollo de su cerebro ya que se produce serotonina que reduce la ansiedad y crea un excelente estado de ánimo; endorfinas que generan tranquilidad, sensación de bienestar y felicidad; dopamina que les permite sentirse motivados y con energía y acetilcolina que favorece al aprendizaje,  la atención y la memoria.

Hay otro aspecto que debe ser muy valorado del juego y es que muchas veces los niños imitan la realidad y representan las experiencias que viven o desean vivir, por lo tanto es un excelente medio para expresar sus emociones tanto de amor, alegría, tristeza o frustración y nosotros como adultos tenemos en el juego una gran herramienta para conocerlas y cuidarlas.

Terminaré con un consejo para los papás y mamás que me leen:

Si quieres enseñar algo nuevo y que exista un proceso de aprendizaje significativo de manera espontánea en tu hijo,  juega a enseñarles (además les encanta jugar a “la escuelita”), si quieres conocer como mira a su mundo, juega a representar esos escenarios de su vida, con el simple hecho de jugar tú también resultarás beneficiado ya que ambos estarán inmersos en un universo de opciones cognitivas, sociales, comunicativas y afectivas que además de permitirles aprender, generará un vínculo hermoso entre padres e hijos, así que vale mucho la pena involucrarnos aunque sea unos minutos en los juegos de nuestros hijos y porque no, volver a sentirnos niños por un rato y disfrutar juntos de todos los beneficios que trae el juego.

“Jugar no es un descanso del aprendizaje. Es un aprendizaje interminable, encantador, profundo, atractivo y práctico. Es la puerta al corazón del niño”

-Vince Gowmon-

En esta nota:
  • PSICO GUÍA

Comentarios