Opinión

IMPUESTOS Y… ¿SERVICIOS?

El Derecho de Gil Borja

Avatar del

Por: Arturo Gil Borja

Iniciamos el día de hoy dando las GRACIAS a AM Hidalgo por la oportunidad de cumplir UN año publicando el Derecho de Gil Borja en este importante medio de comunicación; expresándoles mi admiración al trabajo que el equipo realiza, para mantenernos puntual y oportunamente informados.

Si algo hacemos bien los mexicanos, es quejarnos cuando tenemos baches en nuestras calles, el alumbrado público es deficiente o las alcantarillas se encuentran tapadas; no obstante, al momento de pagar impuestos, somos los primeros en levantar la voz en contra de cualquier cobro.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera, compareció apenas el pasado jueves ante legisladores, como parte de la glosa del informe del Presidente, en donde tuvo un cálido recibimiento por la mayoría y en donde no encontró quien le increpara.

Dato importante, más allá de lo sucedido en los primeros 10 meses de la presente administración, fue lo relativo al paquete fiscal (que incluye ingresos y egresos) para el 2020.

Respecto a los ingresos, comentó que no habrá nuevos impuestos, es decir no se crea uno distinto al Impuesto al Valor Agregado (IVA) o Sobre la Renta (ISR), sino que servicios que se ofrecen a través de medios electrónicos (por citar ejemplos Netflix, Venta de Artículos por Catálogo, Airbnb, entre otros), serán sujetos a los impuestos existentes.

La intención es recaudar más de $30 mil millones de pesos; que servirían para el pago de deuda pública, ofrecer incremento salarial a burócratas, hacer operativas las estructuras de gobierno, además de echar a andar los grandes proyectos que son parte del plan de gobierno de Andrés Manuel López Obrador, como el Tren Maya, el Aeropuerto en Santa Lucía y la Refinería en Dos Bocas.

Si el gobierno no recauda y la ciudadanía no participa, se forma un círculo vicioso, en el que no se generan los ingresos, para dar atención a lo que tanto nos aqueja, esto es, calles sin pavimentar, falta de servicios como agua y drenaje, transporte público deficiente, etcétera.

Por otra parte, genera confusión e inclusive desconfianza, que se hable de mayor recaudación millonaria, pero el paquete fiscal contemple bajar por segundo año consecutivo, el presupuesto a la Ciencia y la Tecnología y a muchas instituciones de Educación Superior.

En el discurso oficial, se habla de que, con la reforma educativa, la educación alcanzará la excelencia académica, pero se recorta el presupuesto de las casas del conocimiento y no se alcanza a pagar si quiera la nómina completa.

No estamos en contra de una mejor y mayor recaudación, pero no podemos concordar es que a mayor ingreso, menor apuesta e inversión en el campo, la salud y la educación.

Por hoy me despido, esperando tus comentarios.

Hasta la próxima.

En esta nota:
  • EL DERECHO DE GIL BORJA

Y tú, ¿qué opinas?