Opinión

La oscuridad termina cuando decides despertar

SEMILLAS ESTELARES

Avatar del

Por: José Antonio Alcaraz

Antes de empezar quiero DAR LAS GRACIAS pues hoy cumplimos UN AÑO de compartir ideas, pensamientos, sentimientos y vivencias que han sido y son parte de mi historia y evolución.

Mi propósito siempre es y será abonar, reflexionar, cuestionar y sobre todo ayudar a que alguien viva otro destino, pues, se avecinan cambios profundos, por ello es indispensable estar preparados y atrevernos a mirar más allá de lo que nos han contado, ver nuestra verdad y nuestro universo interno.

Somos ESTRELLAS envueltas en PIEL: La luz que siempre has estado buscando, está en ti... no hay que escudriñar más. Redescubramos nuestra divinidad. Bueno, ahora sí, empecemos. 

LA FRASE QUE ME TOCÓ PODEROSAMENTE

“Tú no despiertas cuando la noche termina, la noche termina cuando tú decides despertar”, una frase que me tocó poderosamente y que encontré en la trilogía de libros titulado “La Montaña” de Ricardo Perret (apenas voy a la mitad del segundo volumen).

Antes de continuar, quiero recordarte que como seres multidimensionales venimos muchas veces a este planeta, y a otros mundos. Al encarnar en la tercera dimensión, olvidamos nuestra divinidad (luz) para tener un sinfín de experiencias que requerimos, paradójicamente, para recordar esa divinidad: traer el cielo a la tierra (multidimensionalidad). 

Por ello, para vivir los eventos de sufrimiento que nos llegan a todos, sin excepción, tenemos dos opciones: recrearlos una y otra vez o aprovecharlos al máximo para crecer. Nosotros somos la cura… y sí, resulta un gran reto, pues, lo digo con plena experiencia. Ese sufrimiento termina cuando decides aprender la lección y estás listo para seguir adelante:

“El dolor está por terminar porque estás a punto de aceptarlo, y al hacerlo estarás decidiendo terminarlo. Por ello, recuerda: la oscuridad termina cuando decides despertar. No a la inversa como muchos creen”.

PONLE EL TERMINO QUE MÁS TE VAYA

A esa palabra “oscuridad” ponle el término que más te vaya. Es decir, mi despertar no inicia cuando “mi tristeza” termina… termina cuando decido hacerme presente, responsable y consciente de que ahí está esa tristeza y que algo me está enseñando.

Asimilar esto lleva su tiempo, es un proceso que cada quien asume, trabaja y sana. Es la responsabilidad y aprendizaje que cada quien decide “cuándo y cómo” despierta e ilumina esa oscuridad. 

De manera personal, estas últimas semanas han sido desafiantes. Tuve experiencias súbitas que me zarandearon y literal, me dejaron en shock, y de la cuales he ido trabajando, asimilando y sobre todo redescubriendo mi divinidad. Hoy estoy más tranquilo.

A la par de esas experiencias, hace poco tuve un encuentro con una abuela de poder de la huasteca veracruzana. Una chamana que no habla español, solo náhuatl. Me ayudó a soltar un proceso añejo, me recordó el compromiso y responsabilidad hacia mí y también a vislumbrar y advertir todos estos procesos que me vinieron.

Esta experiencia quizá, en otro momento la compartiré. Forma parte de mi maestría como caminante de estrellas y también, es parte de una misión como raza felina, por la cual desde antes de los tiempos decidí venir a encarnar a Gaia.

Nuevamente gracias a TODAS y TODOS.

En esta nota:
  • SEMILLAS ESTELARES
8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am

Y tú, ¿qué opinas?