Opinión

No suele pasar: Banda Renovación

¡QUÉ SABE NADIE!

Avatar del

Por: Rodrigo Estrada

La música banda tiene fuertes estereotipos, como el consumo de alcohol, la fiesta desenfrenada, letras de mucha alegría, amor intenso o desamor desbordado y sobre todo narrativas heterosexuales. Hasta hace unos días, no se había visto algo como lo que mostró la banda Renovación. En su videoclip del tema Suele Pasar, presentaron a una pareja de hombres como parte de la historia de la canción.

La canción no habla sobre dos hombres o sobre homosexualidad, de hecho, es interpretada dirigiéndose a una mujer, sin embargo, la agrupación de Culiacán, Sinaloa, tomó el riesgo de incluir una pareja homosexual junto con otras dos parejas heterosexuales para que encarnaran desde perspectivas distintas el sentimiento de la canción, dejando como mensaje, que sin importar la forma en la que ames, la música suena para todos.

Es chocante decir que la Banda Renovación tomó un riesgo en su video, pero así fue, los géneros regionales como la banda, el grupero o el mariachi tiene una imagen heteronormada muy fuerte. No hay cantantes o agrupaciones que hablen de temas como la diversidad sexual o que alguno de sus miembros sea homosexual, ni hablar de representantes de la comunidad trans. No es rara esta situación, los principales exponentes han sido hombres, a las mujeres les ha tomado un gran esfuerzo hacerse de un lugar y un reconocimiento en géneros tan machistas como los mencionados.

La apuesta en el videoclip les favoreció, aunque aparecen comentarios homófobos por las tres escenas de la pareja homosexual, han sido muchos más los que aplauden el hecho, algunos otros agradecen la representación que hicieron. Mientras las parejas heterosexuales terminan sus relaciones por infidelidades o desgaste en sus relaciones, la de los discretos hombres recae en cómo se conforman con vivir su amor a escondidas y parecer desconocidos en público, pues temen el rechazo.

Además, fueron dos miembros de la agrupación quienes dieron vida a los personajes de la pareja gay, lo cual suma valor a su hazaña, considerando que en el mundo pop hay cantantes en el closet u otros que cuidan que su masculinidad no se llegue a poner en duda por el color de una prenda; el vocalista Melky Guerrero y el acordeonista Mike Zapata rompieron con varios prejuicios. Si son homosexuales o no en su vida privada, es algo que no importa.

Actos como este, en un género machista y homofóbico, es punta de lanza para que los seguidores de bandas o grupos norteños no vean como música de machos a esos géneros, sino como estilos que sirven para expresar sentimientos, los cuales están latentes en todas las personas.

ACLARACIÓN                
La opinión expresada en esta columna es responsabilidad de su autor (a) y no necesariamente representa la postura de AM Hidalgo.

Y tú, ¿qué opinas?