Opinión

Sentar cabeza

SOLILOQUIO

Avatar del

Por: LETY SAAVEDRA NESBAID

A lo largo de los años he escuchado mucho con respecto a la importancia de sentar cabeza, sobre todo las generaciones pasadas hablaban de la trascendencia de que llegará un día en tu vida en el que todo se vuelva paz, calma, cotidianidad, y seguridad (si es que así se le puede llamar, considerando que ni la vida es segura), dejar de hacer locuras dicen otros, entrar en una rutina,  establecerte y volverte sedentario, por generaciones fuimos educados para  aspirar tener una vida de cuento de hadas donde al casarte se vivía felices para siempre.

 

 

Cabe hacer mención que no tengo nada contra establecerse y volverse adulto responsable, incluso creo que en ocasiones es saludable, aunque considero firmemente que no hay nada mejor para cada quien que lo que es para cada quien, es decir no todos buscamos, necesitamos o queremos lo mismo, pero hoy en día me cuestiono en qué será lo mejor, y como siempre me ayudo de las experiencias de la gente que me rodea, conozco a personas que se aguantaron en un matrimonio con infidelidades y maltratos durante  décadas y hoy son felices disfrutando el dinero que sus parejas les dejaron al morir,  también conozco personas que vivían en un matrimonio lleno de estabilidad, con cariño y donde se podría decir lo tenían todo, pero eran seres pasionales que se fueron apagando día con día hasta llegar a no ser nada, y conozco a quienes a  la primera de cambio salían a vivir una aventura desde emborracharse y perderse hasta decidir dejar a sus parejas perfectas por alguien que simplemente les hacía sentir vivos, aunque fuera por un momento, parejas que en su imperfección estaban llenas de acertijos, de pasión,  de sentimientos llevados a la máxima potencia.

 

Acaso estaremos aquí para estar en una vida cotidiana y rutinaria, para  conformarnos con sentirnos felices por la estabilidad aunque no busquemos lo extraordinario, acaso la pasión siempre está destinada al fracaso, preferimos el pensar que tendremos quien nos haga compañía el resto de nuestras vidas, que no nos genere desconfianza,  que nos haga sentir seguros a partir de nuestros propios traumas e inseguridades, en vez de arriesgarnos por una llamarada que tal vez queme nuestras vidas pero que nos de lo que probablemente sea lo mejor del mundo, dicen que en el momento de la muerte te arrepientes más de lo que no hiciste  que de lo que hiciste, lanzarte de un paracaídas por lo tanto es un momento que se debe disfrutar plenamente  mientras dura, ni sufrirlo antes  ni arrepentirse después, yo no tengo la respuesta adecuada, lo que sé es que no es lo mismo vivir vibrando al máximo, descubrir y ser capaz de percibir cada milímetro de tu cuerpo, latir, brillar  a simplemente respirar.

 

En mi vida he hecho y probado cada cosa que me ha generado una pasión, he rescatado animales, he cantado en un grupo de rock, he actuado en obras de teatro, he enseñado arte, he contado cuentos, viajado, me he dejado impresionar por paisajes hermosos, he amado con cada poro de mi ser, he sufrido, me he enojado, he aprendido a cocinar,  conducir, he sido deportista, pero también he estado en cirugías y así podría comentar todo lo que he hecho y lo que me falta hacer, un día decidí dejar lo cómodo y no mentiré me complique la vida por completo, pero al final del día he despertado cada mañana con un sueño y la consigna de luchar por hacerlo verdad, y seguiré buscando  sin detenerme el equilibrio, el punto medio entre la pasión y el amor.

 

Me fijaré metas de hacer lo que me apasiona aportando en algo a quienes puedo empapar, y quien sabe con un poco de suerte, lograré amar  con pasión cada día de mi vida.

 

 

Y tú, ¿qué opinas?