Tips Fiscales para el testamento

GOL TRIBUTARIO

Avatar del

Por: Lic. Juan Antonio Aguilar Cervantes

El próximo mes de septiembre es el mes del testamento, y por principio de orden resulta importante tener este documento hecho, y en su caso, actualizarlo.

A continuación, comentaré algunos aspectos importantes a tomar en cuenta desde el punto de vista fiscal, para la elaboración de este importante documento:

En principio, y de conformidad con la legislación vigente, las personas físicas que reciban una herencia, no pagarán impuesto sobre la renta (ISR) ni impuesto al valor agregado (IVA).

Ahora bien, si lo que se hereda son bienes inmuebles, si bien no hay causación de ISR ni de IVA, como acabo de señalar; lo que indefectiblemente se causará será un impuesto local, denominado Impuesto Sobre Adquisición de Inmuebles (ISAI), que dependiendo la entidad federativa, se aplicará la tasa o tarifa correspondiente al valor de dicho inmueble, y así se obtendrá el impuesto a cargo. Cabe señalar que el cálculo de este impuesto debe ser efectuado por el notario público que protocolice el acto jurídico de adquisición de este bien.

No se pagará el ISAI, en caso de que el inmueble tenga un valor de hasta $2’436,319.70 pesos, y siempre y cuando el otorgamiento, firma y solicitud de inscripción ante el Registro Público de la Propiedad y de Comercio de la CDMX de la escritura de adjudicación, sea a más tardar dentro los 5 años del fallecimiento del o los propietarios originales del inmueble de que se trate, contados a partir de la fecha de defunción indicada en el acta correspondiente; y que sea a favor del cónyuge, concubino y/o descendientes en primer grado.

Ahora bien, si se hereda la nuda propiedad de un inmueble a uno de los hijos y se le concede a la esposa o esposo el usufructo vitalicio, la ley le otorga el 50% de valor a cada una, luego,  si el usufructuario muere, ya no se causará el otro 50% del ISAI. Siendo así, si se decide heredar de esta forma, habría un 50% de reducción en el pago de este impuesto local.

Por otro lado, la forma en la que se podría evitar cualquier causación de impuestos federales o locales, sería a través de la constitución de una persna moral, y que esta sea la adquirente o propietaria de los inmuebles (familiares). Siendo así, en caso de fallecimiento, se heredarían a los hijos o esposa(o) las acciones, y no como tal los inmuebles. En este orden de ideas, resulta más fácil la manera de tributar a través de una persona moral que de una persona física, incluso, cuando se vende algún inmueble en vida.

ACLARACIÓN                                                     
La opinión expresada en esta columna es responsabilidad de su autor (a) y no necesariamente representa la postura de AM Hidalgo.
Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am

Y tú, ¿qué opinas?