Vivir+

Así es aprender sin luz en la pandemia en Oaxaca

Sólo en Oaxaca, hasta 2018, 17.9% de los hogares no contaban con televisión y 50.8%, con radio, de acuerdo con encuesta nacional

Avatar del

Por: El Universal

Así es aprender sin luz en la pandemia en Oaxaca

Así es aprender sin luz en la pandemia en Oaxaca

Xoxocotlán.- Apenas se oculta el sol, una decena de familias que habitan la colonia Vista del Valle optan por mejor ir a dormir. Lo hacen porque al caer la noche en los hogares se debe recurrir a velas, veladoras y sus teléfonos celulares para alumbrarse pues en esta localidad de Santa Cruz Xoxocotlán, no se cuenta con energía eléctrica.

Es por eso que para los niños y niñas que aquí habitan será difícil seguir las clases por televisión a partir del próximo 24 de agosto, las cuales la Secretaría de Educación Pública (SEP) anunció como parte de su estrategia para el reinicio de las actividades escolares a distancia, por la falta de condiciones a causa de la pandemia por Covid-19. Ninguno de estos hogares tiene televisión.

La carencia de este aparato e incluso de radios se debe a que no tienen acceso a ningún servicio público: así como no tienen energía eléctrica, tampoco poseen el derecho al agua potable ni cuentan con drenaje.

Esta colonia asentada en un municipio conurbado a la ciudad de Oaxaca fue fundada hace poco más de 15 años y obtuvo su reconocimiento como en el 2013. Tiene una extensión considerable en la que actualmente hay unas 40 viviendas y otros mil 100 terrenos lotificados de 10 por 20 metros en espera de ser adquiridos y habitados. 

La gente también carece de agua potable y drenaje.

El 3 de agosto, Esteban Moctezuma —titular de la SEP—anunció la firma de un convenio con TV Azteca, Televisa, Multimedios y Grupo Imagen, a las cuales se les pagarán 450 millones de pesos para que cuenten con programaciones con contenidos educativos con validez oficial. Dentro de esta estrategia también participarán radiodifusoras y televisoras del sistema público.

Pero eso no lo saben en Vista del Valle. Isabel Hernández Mesinas, por ejemplo, tiene 28 años y dos hijos, de cuatro y seis. En su vivienda no tienen televisión y ni siquiera ha hecho el intento de comprarla porque no tiene luz desde que vive aquí, hace 16 años.

Por la falta de medios, Isabel no sabe nada del reinicio del ciclo escolar, cuándo debe inscribir al de seis años a la primaria y cuál será el mecanismo como se impartirán las clases.

De hecho, para sus hijos ya era difícil la educación desde que inició la contingencia sanitaria y se suspendieron las clases. La maestra del Jardín de Niños Cuitlahuac, que está en la agencia municipal de San Francisco Javier, al principio sólo les dio unas hojas que debían llenar sus hijos y estuvo en contacto por un mes; después no supieron más de ella. “Es muy difícil cumplir”, dice Isabel. 


Los niños no podrán seguir aprendiendo en las clases que se transmitirán por televisión abierta.

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares, como el de Isabel, hasta 2018 en Oaxaca había 206 mil 62 hogares que no contaban con televisión, es decir, el 17.9% del millón 148 mil 216 hogares que hay en el estado; otros 583 mil 528 no tenían un aparato para oír radio, el 50.8%. 

Además, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), 5% de las viviendas carecen de energía eléctrica: es decir hay 52 mil 147 viviendas sin ese servicio. 

El esposo de Isabel por temporadas migra a Ensenada, Baja California, para trabajar en los campos agrícolas de ese estado del norte del país. Hace poco más de un año, la familia hizo un esfuerzo para juntar 13 mil pesos y comprar un panel solar de ocho watts, precisamente para la educación de sus hijos, ya que había que levantarse más temprano para llevarlos a la escuela y caminar de 30 minutos a una hora, por un camino sin pavimentar, oscuro y atravesar un arroyo que, en temporadas de lluvias, es casi imposible cruzar. 

Este panel, sin embargo, apenas le alcanza para iluminar la habitación en la que cocina y a medio cargar la pila de su celular; sólo dura alrededor de cuatro horas, por eso no lo usa la mayor parte del día y tampoco usa aparatos como licuadora o refrigerador, ya que tendría que esperar otras ocho horas para que la batería del panel se cargue. 


Isabel gastó $13 mil en un panel solar que sólo alcanza para encender un foco.

“Por eso no tengo tele, trato de que mis hijos jueguen con sus juguetes. No tenemos luz para hacer cosas porque el panel no es suficiente, no se puede conectar más de un aparato porque luego se descarga o se corre el riesgo de que se queme la pila”, dice Isabel.


Educación desigual

Pensando en todas esas carencias fue el que el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO) aseguró que para los niños y niñas que no cuenten con electricidad y televisión, se les dotará de guías y contarán con el apoyo de Libros de Texto Gratuitos, entre otros materiales.

“En la educación básica, los libros de texto gratuitos son la herramienta fundamental y el eje esencial que permite nuestros estudiantes reforzar y continuar au formación académica en este periodo de actividades a distancia”, aseguró la dependencia.

Simón Ríos, de oficio albañil, no está del todo convencido de esto. Vive desde hace ocho años con su esposa y dos hijos de nueve y cinco años en la misma colonia.

Al igual que Isabel adquirió un panel, pero de cinco watts, con el que apenas alcanza a prender el foco de la cocina. Una televisión es imposible en estas condiciones.

Es por eso que considera que la estrategia federal de llevar las clases por este tipo de medio es al menos “dispareja”, pues la educación que recibirán sus hijos será muy desigual a la que recibirán otros niños que sí cuentan con energía eléctrica y un aparato televisor. “Lo primero que debe ver el gobierno es que todos tengan las mismas posibilidades”, dice.

Germán Vargas, expresidente de la colonia Vista del Valle explica que tras el reconocimiento oficial, en el 2014 recibieron seis postes para llevar energía eléctrica a la colonia, y el compromiso de las autoridades era dotarlos cada año de más, hasta llevar el servicio a todas las familias.

Cinco años después, en 2019 recibieron otros seis postes, de los cuales se instalaron cuatro que no funcionan porque siguen sin ser “energizados”; mientras que el actual presidente de la colonia se llevó los otros dos para su casa, cuando se suponía que debían destinarse a la calle principal.

Germán Vargas asegura que el presidente municipal de Xoxocotlán, Alejandro López Jarquín, no les quiere dar audiencia para atender su demanda de energía eléctrica.

Para este año, su exigencia es que les den los postes de luz para las calles Nogales y Jacarandas, así como los seis postes que les corresponden año con año, para que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) les brinde el servicio.

Pero aunque se concretara el servicio, las familias deben pagar 3 mil 500 pesos por vivienda al Comité de Vida Vecinal de la colonia, para tener el derecho a conectarse, además de no tener multas o tequios pendientes, que ascienden hasta 350 pesos. Es por eso que al caer la noche, en Viste del Valle, las familias mejor optan por dormir.

8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?