Exoplanetas y mundos habitables

El método de detección es bastante simple pero de extraordinaria complejidad técnica. Lo único que se debe de hacer es medir la intensidad de la luz de la estrella antes, durante y después de que el planeta pasa frente a la estrella.

Avatar del

Por: Vicente Aboites

El “Centro para la investigación de exoplanetas y mundos habitables” de la Universidad de Pensilvania en Estados Unidos, pretende descubrir planetas más allá de nuestro sistema solar así como caracterizar sistemas planetarios y sus estrellas  huéspedes (i.e. el “Sol” correspondiente a cada sistema solar), y comprender las implicaciones de la presencia de planetas potencialmente habitables para analizar la posibilidad de tener vida más allá de nuestro propio sistema solar.

Este Centro realiza investigación interdisciplinaria y tiene acceso al telescopio Hobby-Eberly (HET por sus siglas en inglés) el cual tiene una apertura de 10 metros y está localizado en el Observatorio McDonald en Davis Mountains, Texas.

Este es uno de los más grandes telescopios ópticos del mundo teniendo un espejo primario formado por noventa y un segmentos hexagonales.

El telescopio HET es ideal para realizar investigación de búsqueda de planetas. Se pretende encontrar planetas de tamaño similar a nuestra Tierra que en estén en órbita a distancias similares a la existente entre el Sol y la Tierra. Esta información es importante para planear misiones de exploración espacial. 

Actualmente se conocen miles de exoplanetas que fueron descubiertos por el telescopio Kepler de la NASA enviado al espacio en 2009 y retirado en 2018 cuando su combustible se agotó. El método de detección es bastante simple pero de extraordinaria complejidad técnica.  Imagine usted que desea saber si durante la noche una persona camina frente a una motocicleta estacionada que tiene la luz encendida. Esto es simple, pues al caminar frente a la lámpara de la motocicleta la persona bloqueará su luz y usted sabrá que alguien acaba de pasar frente a la motocicleta. Esta es la idea para detectar la presencia de un planeta frente a una estrella. Lo único que se debe de hacer es medir la intensidad de la luz de la estrella antes, durante y después de que el planeta pasa frente a la estrella. Ese ligero cambio de intensidad indicará la presencia de un planeta. El problema es que la estrella es enorme comparada con el tamaño del planeta, además de ser muy brillante. El problema es por tanto más difícil. Imagine que frente al faro de la motocicleta no pasa una persona, sino una pulga o un mosquito y usted desea detectar la pequeña variación en intensidad de la luz.

Como se ha dicho el problema técnicamente es muy complejo debido al enorme tamaño de una estrella y su gran luminosidad, comparado con lo pequeño de un planeta y la diminuta cantidad de luz que este planeta bloqueará de la estrella. A partir de esta información y de las propiedades conocidas de la estrella es posible determinar el tamaño del exoplaneta y la distancia a la que se encuentra de su Sol. Parte fundamental de esta investigación es también descubrir “biomarcas”, es decir moléculas en la atmósfera del planeta que sugieran la existencia de vida. Se ha encontrado que planetas con periodos orbitales (“años”) entre 237 y 500 días se dan en aproximadamente una de cada seis estrellas que contienen sistemas planetarios.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?