Opinión

“La némesis de Trump”, la némesis de Naasón

Sería fantástico tener en México a alguien que se hiciera llamar “la némesis de Trump”, alguien que lo parara en seco ante sus ataques a las minorías. Alguien que lo detuviera ante los gritos y sombrerazos con los que trata a todo el mundo.

Avatar del

Por: Enrique Gómez Orozco

Némesis, la diosa de la justicia retributiva.

Sería fantástico tener en México a alguien que se hiciera llamar “la némesis de Trump”, alguien que lo parara en seco ante sus ataques a las minorías. Alguien que lo detuviera ante los gritos y sombrerazos con los que trata a todo el mundo. 

Xavier Becerra, el Procurador General de California, se hace llamar así. Es el fiscal que defiende a las minorías, a las mujeres en su derecho a decidir y quien evita la perforación de pozos petroleros en las costas de su estado. 

Hoy el procurador californiano se hace noticia por consignar al líder de la Iglesia “La luz del Mundo”. Al llamado apóstol de Cristo se le acusa de al menos 25 crímenes en contra de jóvenes menores de edad. Tan solo leer las acusaciones causa asombro. Entre los delitos está el tráfico de personas, la extorsión, la violación, la filmación de pornografía infantil y otros delitos infames. 

Naasón Joaquín García, el líder y heredero de la Iglesia, tiene aún la presunción de inocencia como cualquier indiciado bajo las leyes norteamericanas. Como las acusaciones son serias, le fijaron una fianza de 50 millones de dólares a él y 25 millones a Alondra Ocampo, presunta cómplice de sus crímenes. 

Bajo la justicia norteamericana, los procuradores son personajes públicos que dan la cara frente a los ciudadanos. Tienen una activa participación cívica, política y social. Llama la atención en el boletín donde se informa la detención de Naasón, su determinación para escuchar las denuncias ciudadanas. Los presuntos crímenes del líder espiritual fueron investigados a detalle pues ocurrieron hace más de un año, entre 2015 y 2018.   

Para poder iniciar un juicio de esa exposición internacional, el procurador Becerra se juega el prestigio de su cargo. Y si el señor se hace llamar “la némesis de Trump”, es muy probable que se convierta en la puntilla para alguien a quien sus seguidores consideran el escogido de Dios para representar a Cristo en la Tierra. 

En Estados Unidos hay una larga lista de convictos provenientes de iglesias o sectas religiosas que abusaron de su poder para someter a sus fieles o a terceros a delitos sexuales. Recordemos que desde Estados Unidos vino la denuncia de los abusos de Marcial Maciel a través del periódico The Hartford Courant. 

En EU abundan los tele evangelistas que hacen fortunas predicando sermones donde convencen a sus fieles que el dinero aportado en la tierra a sus parroquias será multiplicado por cien en el cielo. Hay también grandes predicadores con altura ética y moral que aconsejan a presidentes y potentados como Billy Graham, pastor que sacó a miles de la miseria de las adicciones y la depresión con el poder de su palabra. 

Lo cierto es que la justicia norteamericana funciona bastante bien cuando los ciudadanos denuncian, cuando la sociedad presiona para que haya resultados. Impensable el juicio a Naasón sin denuncia de por medio. 

En las iglesias como en la sociedad misma, hay ejemplos de todo: abnegación y humanismo; caridad y sabiduría.  Virtudes que conviven con depredadores sexuales, con pastores y sacerdotes abusivos. Al final lo que nos queda para separarlos es la ley. Xavier Becerra tendrá que probar su caso.

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?