Superdeportivo

Ignacio Trelles fue meticuloso y observador; un técnico que dejó escuela

Para Luis Gerardo Lugo, pese a no conocer a Ignacio Trelles, el extécnico dejó escuela en el futbol mexicano y con su partida, se abre el libro de los recuerdos y anécdotas.  

Avatar del

Por: Luis Gerardo Lugo

Ignacio Trelles falleció este miércoles a los 103 años y como técnico ganó siete títulos de Liga Mx. Foto: MexSport

Ignacio Trelles falleció este miércoles a los 103 años y como técnico ganó siete títulos de Liga Mx. Foto: MexSport

León, Guanajuato.- Escuchar a Ignacio Trelles era aprender de futbol y también de la vida misma. Nos dejó frases que nos hicieron ver el balompié de otra forma y se ganó el respeto de todos de una manera contundente.

Aquí en México ponemos el don a lado de los nombres como si fuera un título nobiliario a quienes realmente se lo merecen. Por eso era Don Nacho Trelles.

No tuve el gusto de conocerlo en persona, lo que supe de él fue a través de la televisión, de don Antonio Carbajal, de mi padre José Luis Lugo, de algunos de los jugadores que militaron en el Unión de Curtidores y León, pero sobre todo por el impacto que me dejó, como a muchos, cuando dirigió a aquel Cruz Azul del cierre de la década de los setenta con el que logró un bicampeonato.

Fue un técnico que dejó escuela. Meticuloso, observador, estudioso de los rivales, ocurrente, dicharachero, con un grado de exigencia personal altísimo por lo que entiendo bien el modo de ser de mi estimado ‘Cinco Copas’ Carbajal y hasta el de mi padre.

Trelles llevó a mi papá a la Selección con la que jugó la eliminatoria hacia Argentina 78 y de haber seguido Nacho al mando del Tri, con jugadores más experimentados a los olímpicos que fueron convocados por su sucesor Roca, tal vez la historia hubiera sido diferente a la del último lugar. 

Aunque lo anterior es solo especular, lo cierto es que los equipos que dirigió, incluyendo a la Selección, fueron ordenados en la cancha y fuera de esta, con una amplia técnica en el manejo del balón y por encima de todo con una disposición a seguir el guión táctico que él quería.

He escuchado de varias mañas que utilizó para hacer tiempo deliberado o con las cuales se metió en problemas con muchos árbitros, pero no he escuchado a nadie decir que sus equipos ensuciaban los juegos o que fueran conflictivos. Todo lo contrario. 

Yo tenía ocho años cuando vi al Cruz Azul de Nacho Trelles bicampeón. Imagínense, cuando me preguntaban quién era el mejor portero de México respondía sin chistar que Miguel Marín ante la sonrisa de mi querido ‘Gato’ Lugo, portero del Unión.

Aquella Máquina era un equipazo. El ‘Supermán’ en la cabaña y fuera del área jugadores como ‘Kalimán’ Guzmán, Nacho Flores, Miguel Cornero, ‘Wendy’ Mendizábal, Carlos Jara Saguier, Rodolfo Montoya y Gerardo Lugo, entre otros.

Orden, técnica y táctica. Control y contraataque. Cualidades de los equipos de Nacho Trelles que por momentos se extrañan en el futbol actual. 

Aquellos eran tiempos en los que se jugaba y se dejaba jugar, donde se generaban esos espacios que daban pie a la creatividad más que a la velocidad. Un futbol en los que surgían y se respetaban a los genios del balón. No hablo de un genio por cada diez equipos, sino de uno, dos o tres por equipo. Por ello era un futbol lindo, del que aprendías y al que amabas ver.

Trelles cerró sus ojos y al mismo tiempo se abrió el libro de los recuerdos, de las anécdotas, de los triunfos y de los equipos que marcaron historia en el futbol mexicano. Descanse en paz, Don Nacho.

Twitter @geraslugo

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?