Superdeportivo

Tuca Ferretti y Nacho Ambriz comparten risas y corajes, a unas horas de la Final

Los técnicos de Tigres y León recordaron su tiempo como jugadores y se lanzaron elogios sin parar

Avatar del

Por: Antonio Castro

Nacho Ambriz y Ricardo Ferretti bromean en el Día de Medios.(MexSport)

Nacho Ambriz y Ricardo Ferretti bromean en el Día de Medios. | MexSport

Monterrey.- Se nota que están ansiosos. Es evidente que Ricardo Ferretti y Nacho Ambriz comparten las ganas de tirar los micrófonos y seguir con la obsesiva planeación del choque por la corona del Clausura 2019.

Los entrenadores de Tigres y León cumplen con el protocolo y, sobre todo, con la exigencia de atender a los medios de comunicación menos de 24 horas antes de que sus equipos disputen el juego de Ida de la Final.

Los técnicos trataron de divertirse.
Los técnicos trataron de divertirse.

El Tuca y Nacho se sonríen, piden bajar la intensidad de la luz que ilumina la sala de prensa en el evento estelar del Día de Medios organizado por la Liga MX. Los técnicos se saben protagonistas, pero también responsables de que el jueves todo sea perfecto. Por ello les cuesta asumirse como las estrellas de la noche, aunque se refugian en la sincera camaradería para sortear el compromiso.

“Nacho es, sobre todo, mi amigo”, lanza Ferretti cuando le piden describir a su rival. El veterano Tuca, eso sí, dejó en el vestidor el gesto adusto, los corajes que lo caracterizan.

“Nacho y yo somos personas que escogemos jugadores y tratamos de hacerlos ganar… debo reconocer que los dos tratamos de plasmar en la cancha lo que ha hecho Nacho, que un equipo juegue como tal, como un conjunto y eso es Nacho: un buen entrenador y es mi amigo”, recalca El Tuca, quien ha protagonizado este tipo de eventos tantas veces que la mayoría de los reporteros lo consideran un “cliente frecuente”.

'Ya quisiera la mitad de títulos del Tuca'

Y no es que Nacho se vea mal. Al contrario. Es sincero en cada respuesta y cuando le preguntan sobre la grandeza que persigue en esta Final, no tarda en poner a su rival como símbolo de esa gloria que los 18 equipos buscan en cada campeonato.

Hugo Ayala y Rodolfo Cota.
Hugo Ayala y Rodolfo Cota.

Enfrente tengo a alguien que representa a una gran institución y que por sí mismo es una institución… ya quisiera yo llegar a la mitad de los títulos que ha ganado el Tuca, para qué les voy a mentir”, dice Nacho con una sonrisa nerviosa.

El Tuca sólo pierde la bonhomía cuando alguien recuerda que sus Tigres son señalados aún como un equipo “chico” que trata de igualarse a los “grandes” como América, Cruz Azul y Chivas.

El Tuca sólo se molestó un momento.
El Tuca sólo se molestó un momento.

“Esos son clubes de más de 100 años, en los que han ganado mucho”, responde Ferretti con cierto fastidio. “Yo sólo sé que no trato de ganar para los números, sino para estar en la pelea de las finales cada torneo… mi mayor satisfacción es llegar hasta aquí”.

El tiro al blanco

Lo bueno es que la velada termina con una anécdota compartida. Alguien les pregunta quién le pegaba más duro al balón ochentero y noventero que tantas veces fue deshilachado por la zurda del Tuca y la diestra de Nacho.

Nacho Ambriz con la Selección Mexicana en 1993.
Nacho Ambriz con la Selección Mexicana en 1993.

“¡Yo le pegaba mejor!”, responde el Tuca con lo más cercano a una carcajada. “¿Te acuerdas cuándo estaban (Beto) García Aspe, Marcelino (Bernal) y Ramón (Ramírez)?”, le secunda Nacho, citando una histórica práctica de tiro en la Selección Mexicana de Miguel Mejía Barón, al inicio de los 90.

Yo le pegaba duro, pero el Tuca es el que más le atinaba a ese rectangulito llamado portería”, confiesa Ambriz para despedir el evento.

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?