Con páncreas artificial con el que los investigadores buscan curar la diabetes

Alrededor del mundo se han desarrollado páncreas artificiales, México no es la excepción; con ellos se busca mejorar la calidad de vida de las personas con diabetes.

En 2019, la diabetes fue la segunda causa de muerte en nuestro país.

Por: Cynthia Esmeralda Mares Palacios

Páncreas artificial soportado por un smartphone(Universidad de Cambridge)

Páncreas artificial soportado por un smartphone | Universidad de Cambridge

En 2019 la diabetes fue la segunda causa de muerte en México con 104 mil 453 defunciones por esta causa, según datos ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Hasta ahora el tratamiento para esta enfermedad crónica había sido a través de fármacos e insulina; no obstante, desde hace más de una década, investigadores de todo el mundo han dirigido sus esfuerzos para crear un páncreas artificial que supla las funciones del órgano del paciente diabético.

Páncreas artificiales en México

Nuestro país ha sido uno de los que más ha avanzado en este tema. El ingeniero mexicano Carlos Omar Morales trabaja en la Northeastern University donde  colaboró en el desarrollo de un páncreas artificial que ya salió al mercado en Estados Unidos, aunque no descarta que llegue a México, Latinoamérica y Europa. 

Este ingeniero que radicado en Boston, explicó que, mediante sensores biológicos, el artefacto puede detectar el nivel de glucosa en el cuerpo y envía una señal a una bomba de insulina controlada por un microprocesador que con base en esos datos irá ajustando las dosis a como el organismo las vaya necesitando. 

El investigador del Instituto Politécnico Nacional, Josué Jiménez Vázquez, también creó su propio páncreas bioartificial mexicano. Este dispositivo coadyuva en la penetración de insulina, oxígeno y otros nutrientes que el cuerpo necesita y que, a causa de la diabetes, los pacientes van perdiendo.

Este páncreas bioartificial aún se encuentra en fase de desarrollo y se encuentra evaluando los posibles efectos secundarios que tendría, así como la compatibilidad con los organismos humanos. 

Por último, la ingeniera Ana Gabriela Gallardo desarrolló un dispositivo tecnológico que con ayuda de un sensor mide en tiempo real los niveles de glucosa en la sangre, y mediante una bomba suministra al organismo de manera automatizada las dosis de insulina que necesita.

Este aparato regula los niveles de azúcar sin importar cuán avanzada esté la diabetes en el paciente, su dieta o su actividad física. 

Los páncreas artificiales podrían disminuir las muertes por coma diabético; asimismo, reduce las afectaciones en el organismo relacionados con el padecimiento de la diabetes mellitus. Así lo explicó el ingeniero Carlos Morales en un congreso en la Universidad Iberoamericana rescatado por la Fundación Carlos Slim:

“Este avance reduce, principalmente, los problemas de corto plazo en el caso de hipoglucemia, también reduce la hiperglucemia, así como problemas a largo plazo, como repercusiones que afectan al corazón, la vista, las extremidades y el riñón”.


 

Páncreas artificiales en Estados Unidos

En el Hospital Brigham and Women 's, adscrito a la Universidad de Harvard, se desarrolla un páncreas bioartificial que va más allá del suministro de insulina, sino que está pensado para proteger las células beta que producen la insulina del organismo, dado que muchas veces estas células son atacadas por el propio sistema inmune sin motivo, lo que desencadena la diabetes.

Mediante este artefacto implantado en el cuerpo, las células beta reciben los nutrientes que necesitan para su correcto funcionamiento de manera que puedan seguir secretando insulina eficientemente, tal como lo haría en un organismo libre de diabetes.

Hasta el momento se han realizado pruebas en animales con resultados favorables, por lo que el siguiente paso es implantar este páncreas bioartificial en un cuerpo humano.


 

Páncreas artificiales en Reino Unido

Una alianza entre un equipo de investigadores de la Universidad de Cambridge en Reino Unido y otro equipo del Hospital Universitario de Berna en Suiza, dio como resultado un páncreas artificial que ya ha sido probado en pacientes ambulatorios. 

Se trata de un dispositivo externo que utiliza tecnología digital para automatizar el suministro de insulina en el paciente y llevar a cabo las funciones de un páncreas sano.

Cambridge explicó a través de un comunicado que el páncreas digital funciona mediante un sensor de glucosa, un algoritmo informático para calcular la dosis de insulina y una bomba de insulina que la suministra en el organismo. 

El plus de este aparato es que se puede controlar con la ayuda de un software que han desarrollado y que es compatible con smartphones con sistema operativo Android. 

8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am
En esta nota:
  • Diabetes

Y tú, ¿qué opinas?