¿Sabes por qué la familia real se pesa antes y después de la cena de Navidad?

Avatar del

Por: Esmeralda Mares

La Reina Isabel da un mensaje navideño(Instagram @dukeandduchessofcambridge)

La Reina Isabel da un mensaje navideño | Instagram @dukeandduchessofcambridge

Pertenecer a una de las familias reales más populares del mundo tiene muchas ventajas, pero también tiene muchas reglas y costumbres que están obligados a cumplir.

Algunas de éstas tienen una razón de ser como, por ejemplo, ningún miembro de la familia real puede comer ajo ya que, al ser personalidades que conviven con mucha gente, no pueden oler mal.

Pero hay otras normas que parecieran bastante extrañas. Una muestra de ello es que la Royal family de Inglaterra no puede jugar Monopoly, ya que este juego de mesa fue considerado “adictivo” por el príncipe Andrés y decidió prohibirlo.

 

Los festejos decembrinos no son la excepción si de protocolos hablamos. La Navidad se celebra en la casa de campo Sandringham, en Norfolk a la que ningún miembro de la familia puede faltar. La reina Isabel dispone de una semana entera para los preparativos.

 

Ellos no esperan hasta Nochebuena o Navidad para intercambiar regalos, sino que lo hacen en la víspera navideña durante la hora del té en el Red Drawing Room, posteriormente se alistan para la gran cena de Navidad.

 

Esa noche todos los miembros de la familia se pesan antes y después de cenar. Es lógico pensar que se trata de una especie de competencia para saber quién comió más durante la cena, pero esa no es la razón.

 
 

La costumbre se remonta a inicios del siglo XX cuando el rey Eduardo se mostraba preocupado por que su familia comiera lo suficiente, de modo que instauró esta práctica como una tradición y regla.

 

No obstante, hay otra regla que contrasta con el mandato del monarca; y es que una norma indica que nadie debe seguir comiendo si la reina ya ha terminado de comer, no importa si apenas han ingerido un bocado.

 


 
 
 
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?