Espectáculos

Hallan muerto a youtuber amante de la naturaleza; tenía una serpiente en las manos

El cadáver del youtuber fue encontrado en una reserva natural y tenía una serpiente en las manos. 

Avatar del

Por: Redacción

Ulises Corrales Barrantes era amante de la naturaleza. (Foto: Instagram).

Ulises Corrales Barrantes era amante de la naturaleza. (Foto: Instagram).

Costa Rica.- Un youtuber, amante de la naturaleza, fue hallado muerto en una reserva natural, tenía una serpiente en las manos.

Se trata de Ulises Corrales Barrantes, mejor conocido como Moyo, de 38 años, el cual a través de medios digitales era un fiel divulgador de la vida silvestre de su país, Costa Rica.

Según medios locales, Moyo había ingresado a la Reserva Natural de Dendrobates, ubicada en la localidad de Peñas Blancas de San Ramón, en Costa Rica, en busca de semillas de ojoche, o nogal maya, un árbol que crece por la zona.

Sin embargo, días después, su familia reportó su desaparición pues ya llevaba más de dos días sin tener contacto con él, por lo que se realizó una búsqueda por la Reserva Natural, en donde finalmente localizaron su cadáver. 

Las autoridades informaron que el hombre había sido encontrado boca abajo, con su bolso y un palo que le habría servido de bastón a su lado, además estaba ya en estado de putrefacción; lo más trascendente del caso es que el hombre se encontraba con una serpiente terciopelo muerta atrapada en una de sus manos.

Las primeras hipótesis que se manejan para tratar de explicar el fallecimiento de Moyo, señalan que fue mordido por esa serpiente,  luego él la mató y estaba regresando a la civilización con el animal en la mano para que encontraran más rápido un tratamiento o un suero antiofídico para aplicarle.

En los próximo días, sus familiares cumplirán la última voluntad del ecólogo: que sus cenizas sean esparcidas en la misma reserva natural donde encontró su muerte.

Con información de La Nación. 

FRG

8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?