Aumentan ‘chavos’ emprendedores: son dueños de negocios antes de los 20

Registran incremento del 83% de menores entre 15 y 20 años que iniciaron su propio negocio en Guanajuato durante el último año; elogia experta innovación.

Avatar del

Por: Silvia Millán

Aumentan ‘chavos’ emprendedores: son dueños de negocios antes de los 20

Aumentan ‘chavos’ emprendedores: son dueños de negocios antes de los 20

Guanajuato.- El emprendimiento entre los menores de 20 años creció 83% en Guanajuato.

El adolescente de 15 años comenzó a producir lombricomposta para consumo personal, pero luego la comercializó. Foto: especial

A los 12 años Gonzalo Torres Rueda tuvo la inquietud de nutrir los árboles frutales de su casa y esa iniciativa lo llevó a desarrollar una idea de negocio. 

ADEMÁS: Sortean crisis con ingenio

Este emprendedor forma parte de las ocho mil 555 personas de entre 15 y 20 años que estaban al frente de un negocio con datos al primer trimestre de este año. 

Esta cifra representa un aumento de casi el doble considerando que en el mismo periodo del 2020, eran cuatro mil 660 emprendedores menores de 20 años en la entidad. 

Entre ambos periodos hubo un aumento de tres mil 895 trabajadores independientes al frente de un negocio, según cifras de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

La joven de 20 años creó la marca Héliba, una línea de productos cosméticos y de cuidado personal. Foto: especial

Reconoce talento de jóvenes innovadores

Alejandra Isabel Moguel Solache, directora de Innovación y Emprendimiento en el Parque de Innovación Agrobioteg, destacó el talento de los jóvenes que deciden comenzar un negocio por su cuenta.

“Hemos notado que los jóvenes tienen mucha iniciativa e interés”, dijo. 

Sin embargo, reconoció que falta mayor sensibilización para que existan espacios donde los puedan apoyar. 

“El asesoramiento y orientación son clave para cualquier emprendimiento en cualquier edad”, precisó. 

ADEMÁS: Emprenden las mujeres en tiempos de crisis

Explicó que en Agrobioteg tienen alianzas con instituciones a nivel secundaria y preparatoria para que identifiquen oportunidades en temas de emprendimiento como el Conalep y escuelas particulares. 

Junto con Idea GTO atienden a jóvenes en grados de secundaria hasta universidad con perfil de ciencias.

“Buscamos generar más y mejores oportunidades para ofrecer a los jóvenes con inquietudes de desarrollar productos y/o crear su propio negocio espacios de crecimiento real”, finalizó.

ADEMÁS: León invierte en 6 años 16 millones de pesos en apoyos a emprendedores

Le apuesta a la cosmética natural

Lo que comenzó como un proyecto académico se transformó en un modelo de negocio para Rosa Elena Guzmán Pérez.

La emprendedora de 20 años desarrolló una línea de productos cosméticos y de cuidado personal en su marca Héliba.

Su idea de negocio nació cuando estaba en el último año de preparatoria, cuando estudiaba en el CBtis 65 de Irapuato

Desde que estaba en secundaria participó en un programa de academia de niños y jóvenes en la ciencia, y en el bachillerato se vinculó con los talleres de emprendimiento. 

Además anualmente asistía al Club de Ciencias en el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (Cinvestav).

Dijo que de su experiencia quería englobar parte de lo que había visto en los talleres de ciencia y su gusto por las plantas, lo que la llevó a sumar la ciencia con la herbolaria. 

Al entrar la universidad inició el proceso de incubación en el Parque de Innovación Agrobioteg.

Explicó que su interés por darle una base científica al uso de plantas la llevó a este desarrollo para saber cuáles compuestos brindan beneficios. 

Su primer proyecto fue una crema elaborada a base de chilcuague; eligió cosméticos porque su abuelita tenía una piel sensible. 

Con ello desarrolló una línea para el cuidado de la piel: cremas, jabones y cosméticos basados en plantas naturales como el romero. 

Este año comenzó con la comercialización y ya afina el diseño y desarrollo de productos. La marca tiene dos años en proceso y su hermana colabora con ella. 

“El crecimiento no es lineal, hemos tenido altibajos”, dijo.  

La inversión inicial fue de cinco mil pesos que reunió entre una beca y la ayuda de sus papás y abuelos para reunir esta cantidad. 

Guzmán Pérez está por ingresar al quinto semestre de la Ingeniería en Agro Bioquímica. 

“En cinco años me veo como empresaria, estudiando una maestría para ingresar al  mundo de la investigación”.

MCMH

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?