¡Conoce “Cuchufleto”! El perro sigue esperando a su dueño, quien falleció en mina de Coahuila

El hombre fue el cuarto de los cuerpos rescatados el domingo siguiente al fatídico viernes 4 de junio pasado en la Bocamina de “Mayrán” la mina colapsada en Rancherías. 

Avatar del

Por: Redacción

¡Conoce “Cuchufleto”! El perro sigue esperando a su dueño, quien falleció en mina de Coahuila(CAPTURA DE VIDEO)

¡Conoce “Cuchufleto”! El perro sigue esperando a su dueño, quien falleció en mina de Coahuila | CAPTURA DE VIDEO

Coahuila.-  A la entrada de la bocamina de “Micarán”, unicada en Rancherías, municipio de Múzquiz, se encuentra “Cuchufleto”, un perro fiel que ha pasado horas echado esperando a su amo, quien falleció en la mina de carbón colapsada, junto a otras siete personas. 

El can de pelaje negro con blanco y mirada triste, llegaba todos los días a ese lugar con la esperanza de volver a ver a Gonzalo Cruz Marín, un minero de 55 años, que habitaba en el lugar donde ocurrió la tragedia. 

La tragedia ocurrió el pasado 4 de junio, cuando las paredes del manto carbonero se derrumbaron por una inundación y dejaron atrapados a siete trabajadores, solo dies pusieron salir a tiempo para ponerse a salvo.

El cuerpo de Gonzalo, fue el cuarto en ser rescatado. Ahora “Cucho”, como le llaman de cariño, se la pasa llorando y aullando pos la ausencia de su querido amo. 
 
La viuda del hombre, Sandra Idalia Briseño, fue quien compartió esta historia mediante un video difundido en redes sociales. 

"Hachiko" mexicano 

Gonzalo, relata la mujer, trabajaba dos turnos seguidos, “de primera y de segunda”, el perro lo seguía para todos lados, se iba con él en la mañana, “lo dejaba” en el fundo y se regresaba a la casa a comer y a tomar agua. Por la tarde si el hombre no llegaba, el can se iba de nuevo y lo buscaba.

Si acaso no lo veía afuera en los patios se metía a la mina hasta que lo hallaba, se andaba un rato con él y luego se salía.
 
Esa era su rutina de todos los días, cuenta la viuda, con voz entrecortada, trata de contener las lágrimas que empiezan a mojar sus ojos, al recordar lo sucedido.

El día del accidente ahí estaba mi perro con mi esposo y (después del siniestro) olfateaba, luego rascaba y rascaba en la bocamina, movía la cola, aferrado porque sabía que ahí estaba mi esposo”, recuerda.

Con información de El Universal.

8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?