Gabriel Mancera todo un hidalgo

EL TLACUILO

Avatar del

Por: Arturo Moreno Baños

El 6 de mayo de 1839 nació Gabriel Mancera García de San Vicente, mejor recordado como Gabriel Mancera, en Tulancingo, Hidalgo. Se trató de un gran ingeniero, político liberal, empresario y filántropo mexicano que se dedicó empecinadamente a convertirse en benefactor de Hidalgo.

Mancera creció en medio de una familia bastante acomodada; esto gracias a que aquella era dueña de las minas más ricas de Mineral del Chico. Debido a esto, Mancera recibió la mejor educación tanto en Hidalgo como en la Ciudad de México.

Posteriormente, después de heredar una cuantiosa fortuna, Mancera trabajó arduamente para incrementar dicha riqueza. Incluso, comenzó a buscar nuevas minas tanto en Pachuca como en Real del Monte, convirtiéndose así en uno de los empresarios más ricos de ese entonces.

¿Demasiados anuncios?

Disminuir publicidad

Sin embargo, a pesar de realizar numerosas obras en beneficio de Tulancingo y de otras comunidades, su ideología liberal le causó algunos problemas durante el Imperio de Maximiliano de Habsburgo. De hecho, durante un tiempo permaneció desterrado.

Después de que el Imperio cayera, Gabriel Mancera apoyó a Benito Juárez cuando éste competía con Porfirio Díaz. Aunque, al parecer, Díaz no le guardó rencor pues en su gabinete incluyó a Mancera como Subsecretario de Fomento.

Tiempo después, gracias a sus grandes aportaciones, Mancera se convirtió en uno de los primeros personajes en recibir el grado de Doctor Honoris Causa por parte de la actual Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Aquel gran filántropo ocupó diversos cargos gracias a sus múltiples talentos. Algunos ejemplos son que llegó a ser diputado del Congreso de la Unión, miembro de la Sociedad de Geografía y Estadística, así como el ingeniero encargado de la construcción de ferrocarriles tanto en el Noreste como en Hidalgo.

Por su parte, entre los actos de beneficencia que realizó están los siguientes:

Donó la primera estación de ferrocarril (donde actualmente se encuentra el Museo de Datos Históricos).

Financió la creación de caminos y desagües.

Otorgó numerosas becas a niños del Colegio de las Vizcaínas.

Mandó a construir un asilo para niños y niñas y auspiciaba orfanatos.

De esta forma, Gabriel Mancera siempre destacó por ser un hombre dispuesto a ayudar a todo aquel que lo necesitara; sobre todo a los niños (quienes pueden llegar a ser muy vulnerables). Finalmente, Mancera falleció en la Ciudad de México el 22 de enero de 1925.

ACLARACIÓN                                                
La opinión expresada en esta columna es responsabilidad de su autor (a) y no necesariamente representa la postura de AM Hidalgo.

Y tú, ¿qué opinas?

Te podría interesar