Dos tipos de cuidado(Alejandro y Santiago)

Dicen las reglas del estilo periodístico que no se deben titular artículos con nombres de película, con lugares comunes o frases hechas.

Avatar del

Por: Enrique Gómez Orozco

Dicen las reglas del estilo periodístico que no se deben titular artículos con nombres de película, con lugares comunes o frases hechas. Hoy rompí la regla. Alejandro Gertz Manero y Santiago Nieto, el fiscal de la República y el exdirector de la Unidad de Inteligencia Financiera, salieron al ring y qué espectáculo han dado. Casi tan bueno como el de Pedro Infante y Jorge Negrete. 

Se sabía del pleito entre los dos. Gertz no le hacía caso en sus denuncias a Nieto, quien tenía información del mundo casi infinito de las transacciones financieras de particulares y empresas. La ley y la no ley le permitieron a los dos jurarse un duelo de máscara contra cabellera. El primer golpe duro, seco, lo dio Gertz cuando ventiló para propios y extraños la boda de Nieto en Guatemala y sus pormenores, entre ellos el viaje VIP de 7 invitados que llegaron en avión con 35 mil dólares en efectivo no declarados.

Sucede que en el avión señalado quien lo rentaba es el dueño del periódico El Universal, Juan Francisco Ealy Ortiz. La boda no sería algo del otro mundo en la política mexicana si no fuera porque al Presidente no le gustó el escándalo y menos - presuntamente a través de terceros- la extravagancia de que fuera en un destino de lujo como Antigua.

Casi de inmediato Nieto presentó su renuncia con la seguridad de que Gertz le había puesto el dedo, como dicen los mafiosos. La respuesta no tardó mucho en llegar cuando salieron a la luz pública -a través de El Universal- las millonadas de Gertz transferidas a cuentas en paraísos fiscales, la increíble compra de 122 autos entre 2013 y 2021, y otras linduras de una fortuna presuntamente sin declarar.

Con sincronía perfecta, algún anónimo (seguro ligado a la FGR) soltó las compras que hizo Nieto por más de 40 millones de pesos durante su estancia como director de la UIF. Al periódico Reforma llegó la información. Nieto pelea desde la esquina del ring con Reforma y Gertz desde la esquina de El Universal. A cualquier periódico independiente como Reforma le viene muy bien una bomba informativa como la que le regaló algún anónimo cercano a Gertz.

Antes de escribir esto, tuve tiempo de pensar para qué querría alguien comprar 122 autos y gastar más de 100 millones de pesos en ello. A menos que tuviera una distribuidora de Mercedes y de autos finos, no sabría qué hacer con tanto auto. Según afirma El Universal la información es verídica y toca al funcionario más poderoso del gabinete, después del General Crescencio Sandoval, jefe del Ejército.

Si bien para Nieto es imposible defender que con su ingreso pudiera pagar créditos por 40 millones, para Gertz resulta un problema mayor explicar su fortuna y la extravagancia de comprar esa flotilla automotriz. La boda de Nieto jamás costaría lo que vale un Rolls Royce como el que dice El Universal haber comprado Gertz. La “extravagancia” de organizar una boda en el extranjero, palidece frente a un gusto desordenado por autos de lujo en esa cantidad.

La pregunta que surge en el espectador, azorado por datos y cifras, desde la tribuna es: ¿cuánto tiempo aguantará el Presidente antes de sacar del ring a Gertz? Lo cierto es que los dos rijosos tienen parque para rato, dentro y fuera de la arena, que causan gran daño colateral a la 4T. Esto aún no se acaba.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?