'El Marro' en Almoloya

Durante las dos semanas posteriores a la aprehensión del ‘Marro’, ocurrida el 2 de agosto pasado, el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) decretó una tregua unilateral. 

Avatar del

Por: David Saucedo

Durante las dos semanas posteriores a la aprehensión del ‘Marro’, ocurrida el 2 de agosto pasado, el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) decretó una tregua unilateral en varias zonas bajo el control del Cártel de Santa Rosa de Lima (CSRL). Enviaron emisarios con el objeto de entablar negociaciones con los distintos jefes de plaza enemigos para llegar a un acuerdo y poner fin a las hostilidades. Las autoridades estatales y federales festejaron erróneamente el descenso en el número de homicidios que se cometieron en el estado de Guanajuato en ese lapso. Pensaron que había un debilitamiento de la estructura del ‘Marro’ y/o una disminución de la capacidad bélica de los contendientes, cuando en realidad lo que estábamos viendo era una tregua. 

El repunte de la violencia homicida en la entidad de las últimas semanas se debe al fracaso de dichas negociaciones de paz. ‘El Azul’, nuevo líder del CSRL, rechazó las condiciones que planteó el CJNG para poner fin a la guerra. Los jaliscienses propusieron un esquema muy similar al que han utilizado con otras organizaciones criminales con las que ha llegado a acuerdos en otros estados del país:

1) Que los jefes de plaza del CSRL conservaran el control de sus respectivos territorios, pero sometiéndose a las órdenes y directrices del CJNG.

2) Que todas las células del CSRL abandonaran prácticas como el secuestro y el cobro de derecho de piso.

3) Que no volvieran a comercializar cristal azul y que sólo vendieran cristal blanco.

4) Que compartieran a los directores de policía, alcaldes, agentes ministeriales, comandantes de las FSPE, jueces y demás autoridades que tuvieran en nómina.

5) Que entregaran la cabeza (literalmente) de ciertos sicarios y comandantes del ‘Marro’, que el CJNG no quería en su organización.

Aunque algunos jefes de plaza del CSRL aprovecharon la amnistía, desertaron y se sumaron a las filas del CJNG, aproximadamente tres cuartas partes de los liderazgos de la estructura del ‘Marro’ reconocieron al ‘Azul’ como nuevo líder. Éste rechazó las condiciones que planteó el CJNG para alcanzar una “paz narca” y nuevamente se desató el infierno. 

En paralelo, en el Centro Federal de Readaptación Social Número 1 “El Altiplano”, conocido popularmente como “Almoloya”, dio inicio un audaz esquema de negociación para arrancarle al ‘Marro’ sus preciados secretos. Él y sólo él está en condiciones de asestarle un golpe mortal a los anillos de protección política y policial que construyó durante más de una década para blindar al CSRL, al amparo de gobiernos emanados del Partido Acción Nacional. Fuentes federales involucradas en el caso confirman que José Antonio Yépez podría convertirse en testigo colaborador a cambio de una mejora sustantiva en sus condiciones carcelarias, que no se someta a juicio a algunos familiares e integrantes de su primer círculo de colaboradores y que le permitan conservar ciertas cuentas bancarias y propiedades.

Aunque legalmente no se cumplen todas las condiciones para darle al ‘Marro’ los beneficios de una delación premiada, se puede llegar a acuerdos de facto para lanzar tiros de precisión en contra del PAN en el estado de Guanajuato, con miras al proceso electoral 2021.

En las elecciones de medio periodo no está en juego la gubernatura, pero sí 15 distritos federales, en los que el blanquiazul suele obtener carro completo. Los operadores electorales de Morena calculan arrancarle por lo menos la tercera parte de dichas diputaciones al PAN, justamente en los distritos que se encuentran en la zona de guerra de cárteles.

Lo que está alterando la ecuación son los feroces contraataques y embestidas del ‘Azul’ en Celaya, Salamanca, Guanajuato y demás municipios del sureste. Medios de comunicación locales y nacionales están descubriendo que la captura del ‘Marro’ no disminuyó sensiblemente el número de homicidios, ni las masacres.

Las condiciones estructurales que dieron origen a la narcoguerra se mantienen. En consecuencia, es probable que se ponga fin al “silencio por radio”, es decir al aislamiento táctico que se impuso a José Antonio Yépez en Almoloya. Como es sabido, luego de la captura de un líder criminal de alto perfil las autoridades penitenciaras lo aíslan para que el reo no tenga contacto con familiares, abogados u otros presos. Lo anterior con el objeto de que no gire instrucciones a sus lugartenientes en el exterior y que en los hechos siga manejando al cártel desde la cárcel. 

Pero si los jefes de plaza del CSRL reciben órdenes del ‘Azul’ y contraórdenes del ‘Marro’ desde su celda, se inducirá a un acuerdo entre ellos para establecer una sola línea de mando o bien, se provocará un eventual rompimiento en la cúpula del cártel. Es decir, si se permite que el ‘Marro’ tenga comunicación con el exterior, el Gobierno federal podría tener un as bajo la manga para volver a incidir en el curso de la guerra.

Se había contemplado que el ‘Marro’ hiciera acto de presencia con explosivas revelaciones contra el PAN (fiscales regionales, directores de policía, alcaldes) en la víspera de las elecciones del próximo año. Pero el fuego que incendia nuevamente al estado de Guanajuato estaría provocando, irónicamente, el retorno del ‘Marro’ al campo de batalla. 

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?