Las obras completas de Voltaire

El próximo 8 de noviembre la Academia Real de Bélgica (Academia Real de Ciencias, Letras y Bellas Artes, de Bélgica) celebrará un Coloquio Internacional para festejar la conclusión de la publicación de las “Obras Completas de Voltaire” llevada a cabo por la Fundación Voltaire, que es un Departamento de Investigación de la Universidad de Oxford en Inglaterra.

Avatar del

Por: Vicente Aboites

El próximo 8 de noviembre la Academia Real de Bélgica (Academia Real de Ciencias, Letras y Bellas Artes, de Bélgica) celebrará un Coloquio Internacional para festejar la conclusión de la publicación de las “Obras Completas de Voltaire” llevada a cabo por la Fundación Voltaire, que es un Departamento de Investigación de la Universidad de Oxford en Inglaterra. Finalmente se publica la edición definitiva de las Obras completas de Voltaire ( Œuvres complètes de Voltaire), así como la publicación de los “Estudios de la Universidad de Oxford sobre la Ilustración” (anteriormente llamados “Estudios sobre Voltaire y el siglo XVIII”), la cual es una serie de monografías dedicadas al siglo XVIII, y a las correspondencias (cartas) de varios pensadores franceses clave de este periodo. Todo este proyecto fue dirigido por el profesor Nicholas Cronk, quien forma parte de la División de Humanidades de la Universidad de Oxford.

Las Obras Completas de Voltaire, son la primera edición crítica de la totalidad de sus escritos, ordenados cronológicamente. Cada texto se publica con una introducción, variantes y anotaciones detalladas. Una tabla inicial de contenido provisional enumeró 146 volúmenes, sin embargo, finalmente al terminar la serie, se amplió a 200. La Fundación Voltaire recibió el “Prix Hervé Deluen” de la Académie Française por este proyecto que duró cincuenta años.

Este es un evento de extraordinaria importancia cultural para el mundo entero que será inaugurado por el profesor Didier Viviers, secretario de la Academia Real de Bélgica y en donde participará el Dr. Nicholas Cronk, director de la Voltaire Foundation de la Universidad de Oxford con la ponencia: “¿Cómo celebrar a Voltaire?”. Otras presentaciones del programa incluyen la conferencia: “¿Qué queda hoy de la ironía Voltariana?” presentada por Valérie André, que inicia del modo siguiente:

¿Demasiados anuncios?

Disminuir publicidad

“El 7 de enero de 2015, Francia, y con ella todos los hombres libres del mundo, fueron despertados después del terrible atentado que costó la vida a periodistas y caricaturistas del semanario “Charlie Hebdo”.  El mundo fue brutalmente confrontado a esta nueva realidad: El respeto a los derechos del hombre y de la vida, el derecho a la libertad de expresión y al desacuerdo, el utilizar la sátira y la risa como arma contra la barbarie, estaban peligrosamente amenazados al inicio del siglo XXI en un país laico y democrático. El slogan “Yo soy Charlie” inundó las calles, las redes sociales y la opinión pública.  En unos pocos días las librerías fueron inundadas; el libro “Tratado de la Tolerancia” de Voltaire se convirtió en un símbolo, un foco de alerta, una reivindicación ciudadana.  [...] ¿Qué queda de la ironía Voltariana? Esta es la pregunta que sin tabús deseamos abordar. Al término de la segunda guerra mundial Paul Valéry comentó sobre Voltaire que, “uno podrá maldecirlo o exaltarlo, pero sigue siendo infinitamente actual”.

Voltaire es el ejemplo -por excelencia- del hombre de la ilustración; enciclopédico, versátil y prolífico. Es el más destacado personaje del Siglo de las Luces. Escribió poesía, teatro, novela, historia, filosofía y tratados científicos.  En realidad, no hay área del conocimiento humano que no haya interesado a Voltaire y en el que no haya realizado alguna contribución significativa. Dedicó su vida a luchar contra el fanatismo religioso, la ignorancia y la superstición en todas sus formas. Siempre apoyó la tolerancia y el derecho a la libre expresión y al desacuerdo, famosamente dijo; “podré estar en total desacuerdo con usted, pero defenderé hasta la muerte su derecho a expresarse”. Incansablemente luchó contra el abuso del poder, la prepotencia y la estupidez de los gobernantes y la gente de poder.  Como ejemplo de esto es famoso el “caso Calas” que se originó en Tolosa en 1761 cuando el padre de la familia Calas, de religión protestante, fue acusado de estrangular a su hijo por haberse convertido al catolicismo. Después de ser torturado y declarado culpable en un juicio sin prueba jurídica ni defensor, fue ahorcado. Voltaire luchó incansablemente hasta lograr la rehabilitación legal del señor Calas provocando con esto la más profunda reforma del sistema jurídico europeo.  

Por otra parte, en una época en que la obra científica de Newton era casi desconocida, Voltaire abogó a su favor contra las propuestas científicas de Descartes.  Voltaire, como en el caso Calas, actuó como convencido defensor de la razón, la verdad y la libertad de pensamiento científico. Actitud tanto más admirable pues el “caso Newton” a diferencia del “caso Calas” implicó una visión científica y no solo ética o de jurisprudencia. Es decir, lo sorprendente fue que la inteligencia que difundió el pensamiento científico más original y más fecundo de esos tiempos –el de Newton- fue la de un “hombre de letras” y el público hasta entonces encantado por ensayos filosóficos y tragedias pseudo-Racinianas, recibió de un golpe la más magistral lección de física del siglo. O tal como Jean Orieux lo expresa en su famosa biografía de Voltaire:

“¡Qué esfuerzo! ¡Qué tenacidad! A los cuarenta años entrar a los rudimentos de la física y de la matemática, leer y traducir a Newton para elevarse al nivel sublime del sabio para después descender y tomar el papel de vulgarizador, sin cesar de ser tan inteligente como el sabio y tan elegante como el autor de la tragedia Zaire”.

Confirmando lo anterior la edición de los “Eléments de la philosophie de Newton” de Voltaire publicados en 1827 por Luis DuBois, contiene las siguientes notas introductorias del editor: 

“En la época en que Voltaire publicó sus “Eléments de la philosophie de Newton” los descubrimientos de la filosofía inglesa eran poco conocidos en Francia, a pesar de que las “Lettres Philosophiques” llamaron la atención de los sabios y hombres de letras sobre el estado de la iluminación científica en Inglaterra [...], cuando el Sr.  Voltaire escribe sus “Eléments”, casi todos los sabios franceses eran cartesianos: Maupertuis y Clairault, dos geómetras de la Academia de Ciencias, pero entonces muy jóvenes, eran los únicos newtonianos conocidos del público. [...] La obra de Voltaire contribuyó a hacer la filosofía de Newton inteligible a todos aquellos que no eran geómetras. [...] El Sr. Voltaire contribuyó posiblemente más que cualquier otra persona al fin de la filosofía científica cartesiana”.

Para Voltaire la difusión de la ciencia era una forma más de luchar contra la superstición, la ignorancia y la intolerancia, lo cual sería resumido en su convocatoria a “ecraser l’infame”. 

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?

Te podría interesar