Opinión

Rumbo 2020

Avatar del

Por: Redacción AM

El escenario político con miras a las elecciones municipales de 2020 comienza a calentarse en Hidalgo. La huelga llevada a cabo por el sindicato del ayuntamiento de Pachuca es señalada por Acción Nacional como una estrategia de golpeteo orquestada por el Revolucionario Institucional para desacreditar la administración de Yolanda Tellería Beltrán y poder recuperar así la capital.

Tuvo que ser la dirigencia municipal del blanquiazul quien respaldara primero a la alcaldesa mediante conferencia de prensa, para sumarse posteriormente la cúpula estatal con quien Tellería Beltrán mantiene diferencias de grupo, toda vez que en la pasada elección de dirigente apostó por Prisco Manuel Gutiérrez, quien perdió la contienda interna ante Cornelio García Villanueva.

Hacia finales del presente año comenzará oficialmente el proceso constitucional para renovar los 84 ayuntamientos de la entidad, aunque la votación se llevará a cabo hasta mediados del año próximo. Sin embargo, los partidos políticos inician ya sus ajustes. En el caso de Pachuca, aunque se acusa ya guerra política, los desatinos de la actual gestión, como el caso Olayet, prevalecen.

Y precisamente en el Revolucionario Institucional comienzan a registrarse señales de vida. En el plano nacional los hidalguenses Miguel Ángel Osorio Chong y Alma Carolina Viggiano Austria son mencionados para contender a la presidencia del otrora poderoso tricolor, partido que busca ahora su permanencia. Hace unos días el gobernador, Omar Fayad se descartó para buscar esa posición.

En lo que hace al plano local, tras varias semanas de espera se llevó a cabo la sesión de Consejo Político Estatal donde se hizo efectiva la separación de Leoncio Pineda Godos de la dirigencia partidista, se activó el mecanismo conocido como ‘prelación’ para que la secretaria general, Erika Rodríguez asumiera las funciones de presidenta y pueda convocar a elecciones internas en noviembre.   

NUEVAS EXPECTATIVAS

El nombre del diputado local, Julio Manuel Valera Piedras generó expectativas nuevamente, luego de no despuntar como legislador y ser recordado por participar en la toma de la tribuna parlamentaria que motivó la intervención de granaderos estatales. El viernes pasado el PRI informó su incorporación como secretario de Organización y ayer asumió la secretaría General que lo coloca en la antesala de la presidencia tricolor, aunque no se descarta que su arribo sea para guardar el lugar a otro perfil, por si tampoco muestra buenos oficios y mientras se definen las posibilidades de los hidalguenses en la cúpula nacional y si éstas impactarían no en la entidad.

Comentarios