La Tortuga en el Poste

Leyendo al Dr. Raúl Héctor Campa García; a quién no tengo el gusto de conocer, me reencontré con la fábula de: La Tortuga en el Poste, que tristemente describe a la mayoría de nuestra clase política

Avatar del

Por: Santiago Heyser Beltrán

Leyendo al Dr. Raúl Héctor Campa García; a quién no tengo el gusto de conocer, me reencontré con la fábula de: La Tortuga en el Poste, que tristemente describe a la mayoría de nuestra clase política.

R- Guauuu, mi Santias, mandemos entonces un saludo al Dr. Campa, en un descuido nos hacemos amigos,… y sin dudarlo, un reconocimiento al autor anónimo de esta fábula.

S- Hagámoslo mi Rufo, y procedamos a compartirla de nuevo con nuestros dos lectores (Catón tiene tres):

¿Demasiados anuncios?

Disminuir publicidad

“La Tortuga en el Poste”

Un joven está paseando por la plaza de un pueblo y decide tomar un descanso. Se sienta en un banco... al lado hay un señor de cierta edad y, naturalmente, comienzan a conversar sobre el país, el gobierno y finalmente sobre los Legisladores y similares.

El señor le dice al joven:

-¿Sabe? LOS POLÍTICOS SON COMO UNA TORTUGA EN UN POSTE.

 Después de un breve lapso, el joven responde:

-No comprendo bien la analogía... ¿Qué significa eso, señor?"

Entonces, el señor le explica:

-Si vas caminando por el campo y ves una tortuga encima de un poste de alambrado haciendo equilibrio, ¿qué se te ocurre?

Viendo la cara de incomprensión del joven, continúa con su explicación:

- Primero: No entenderás cómo llegó ahí.

- Segundo: No podrás creer que esté ahí.

- Tercero: Sabrás que no pudo haber subido ella solita ahí.

- Cuarto: Estarás seguro que no debería estar ahí.

- Quinto: Serás consciente que no va a hacer nada útil mientras esté ahí… ¡Entonces, lo único sensato sería ayudarle a bajar!...

R- Guauuu, mi Santias, certero el Dr. Campa.

S- Cuando escribió su artículo en el 2018, el Dr. hizo la siguiente reflexión: “¿Cómo, hacer para evitar que suba?” y continuó: “En las pasadas elecciones del 2018, en nuestro País, no incluyendo al Presidente electo, en esta analogía, donde su triunfo fue irrebatible, arrollador, indiscutible, pero que se convirtió en un “sunami dirigido”, cuyas olas altas arrastraron a la mayoría de sus candidatos; que, como la tortuga del cuento, llegaron a la cima del poste.”… Tiene razón el Dr. esa fue la realidad, el triunfo de AMLO arrastró mucha basura política a puestos de elección y representación, dando a Morena mayoría en el Congreso, con pseudopolíticos, impreparados, incapaces y muchos de ellos incultos.

R- Grrr, pues, si el Dr. Campa en el 2018 excluyó a YSQ de las tortugas encumbradas, con todo respeto, mi perruna opinión es que hoy debemos de incluirlo, ya que, aunque sabemos que llegó gracias a una votación abrumadora, estoy seguro de que no debería estar ahí; para empezar, porque llegó mintiendo y para muestra un botón, no solo no cumplió su promesa de regresar al ejército a los cuarteles, sino que lo ha empoderado y de alguna manera corrompido (o cooptado), dándoles negocios de construcción, el cuidado de aduana$, tareas de policías, el cuidado de la integridad de los delincuentes, el cuidado de la frontera de USA y hasta la vigilancia de vacunas, prostituyendo la misión de una institución respetable, pilar de la República y hasta antes del 2018, garante de la soberanía y de la Seguridad Nacional.

R- Grrr. Visto así, mi Santias, lo racional sería: “Ayudarlas a bajar del poste”

S- El problema, mi querido perro, es que la alternativa que oferta la “oposición”, es regresar al PRI corrupto de Alito Moreno, que ya nos robó y nos volverá a robar.

R- Auuu, ¿hay solución, mi Santias?

S- En mi opinión sí; que el PAN retome sus principios y valores fundacionales y que gobierne con la Doctrina Social de la Iglesia Católica para demostrar que puede, no como Chente, no como Calderón, hacer un gobierno eficaz, sin alianzas contra natura y con un candidato que no sea y no tenga compromisos “políticos” como Creel o Margarita o Quadri o Marko… Es decir, un candidato honesto y capaz, comprometido con México, querido, reconocido y aceptado por la ciudadanía… ¡Así de sencillo!

Un saludo, una reflexión.

Escritor y soñador

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?

Te podría interesar