Opinión

Un parteaguas

La inauguración de la feria industrial 4.0 Hannover Messe en Guanajuato marca un parteaguas para el futuro de la industria local.

Avatar del

Por: Enrique Gómez Orozco

La inauguración de la feria industrial 4.0 Hannover Messe en Guanajuato marca un parteaguas para el futuro de la industria local. La presencia de la más importante feria industrial alemana en México, en Guanajuato y en León, abre un horizonte insospechado de posibilidades.

Aquí, el Poliforum rinde frutos después de 40 años de crecimiento.

La llamada industria 4.0, donde la transformación digital, los beneficios de la nube informática, el aprendizaje de las máquinas y la inteligencia artificial, muestra el futuro en la exhibición.

Que la Hannover Messe haya escogido a Guanajuato es un logro inobjetable del gobernador Diego Sinhue Rodríguez.

Apenas al año de asumir su mandato, inaugura lo que será durante años la feria industrial más importante de Latinoamérica. Los beneficios son incalculables. Casi mil industriales del país concurren en la exhibición mientras deliberan el futuro del país en sus empresas.

En tres días, Guanajuato entrará en contacto con la punta de la tecnología industrial e informática del mundo. Antes, para hacerlo, hubiéramos tenido que viajar a Europa. Hoy múltiples empresas de calado mundial, muestran las oportunidades de inversión y crecimiento.

En la presentación de ayer en el Teatro del Bicentenario Roberto Plasencia Saldaña, lució bien el mensaje de Diego. Un líder embarnecido con buen don de la palabra. Más estructurado y sintético, que transmite con claridad a dónde quiere llevar a Guanajuato en su desarrollo económico, anclado en el crecimiento industrial.

Aparecemos como el estado que pasó de exportar 300 millones de dólares a 24 mil millones. Números sorprendentes que se aproximan al 50% del producto interno de Guanajuato. La vocación industrial y agroindustrial exportadora tiene mucha carretera por delante. Contamos con la mejor gente de México, con una paz laboral envidiable y la infraestructura suficiente para seguir creciendo.

Cuando escuchaba a Diego en su discurso de bienvenida a la Hannover Messe en el Teatro Roberto Plasencia, imaginaba a un líder joven capaz de todo. Con un impulso sobresaliente, a tal grado de convertirse en el panista que encabece las encuestas para la elección de 2024.

Su mayor escollo es la seguridad pública y la criminalidad en el estado. Si pudiera resolverla, si pudiera reencauzar al Guanajuato hacia una paz verdadera, no hay la menor duda de un futuro luminoso. Además, México lo necesita. Con el tiempo sabrá que ningún líder de cuarta como Ricardo Monreal nos puede poner en la picota de la desaparición de poderes con amenazas vulgares.

Después de ver una probadita de la tecnología de punta en robótica y electrónica; con el teatro abarrotado, los asistentes vivieron ese paso hacia el futuro de Guanajuato que todos queremos dar.

Mientras el país no termina de entender las señales de la nueva administración federal, Guanajuato manda una señal clarísima: aquí adoramos la inversión, respetamos a los empresarios y veneramos el trabajo productivo. Bien lo dijo el alcalde Héctor Santillana. Aquí levantamos la mano para participar, no la extendemos para recibir. Aquí tenemos una pasión por emprender, porque somos autosuficientes y tenemos claro que “El trabajo todo lo vence”. Aquí somos empresarios y jamás nos avergonzaremos de serlo. Aquí en Guanajuato se gestó la Independencia y en León surgió el camino hacia la alternancia en el poder que derivaría en la democracia que tenemos. Pero, como dijo El Pípila: “Quedan muchas alhóndigas por incendiar”.

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?