Vivir+

San Miguel de Allende: fusión de historia, modernidad y belleza

Los atractivos culturales han convertido a la ciudad de San Miguel de Allende en un imán para el turismo y la población de otros países.

Avatar del

Por: Milton Carlos Medina

San Miguel de Allende: fusión de historia, modernidad y belleza

San Miguel de Allende: fusión de historia, modernidad y belleza

Población fundada en 1542 con el nombre de San Miguel el Grande, San Miguel de Allende recibió la categoría de ciudad el 8 de marzo de 1826. Sus atractivos turísticos la han proyectado a nivel mundial y los principales son la Parroquia de San Miguel Arcángel, el Templo y Convento de San Francisco, Templo de Nuestra Señora de la Salud, La Santa Casa de Loreto, Santuario de Atotonilco y la ruta del vino que va de San Miguel a Dolores Hidalgo.

El jardín principal es el corazón de la ciudad de San Miguel de Allende.

El jardín principal es el corazón de la ciudad. En el sur se perfilan las torres de la Parroquia de San Miguel Arcángel, al este y al oeste se encuentran los arcos de los portales y edificios coloniales y al norte se ubica el antiguo Palacio Municipal. Pero en sí es el jardín lo que atrae a visitantes a sentarse a platicar en las bancas de hierro forjado a la sombra de los laureles.

El Museo Casa Ignacio Allende es un edificio barroco de dos pisos del siglo XVIII y, con su complejo trabajo en piedra y hierro forjado, es un magnífico ejemplo de las casas que construyó la nobleza española. Fue la cuna del generalísimo Don Ignacio Allende.

La parroquia original de San Miguel Arcángel se construyó a finales del siglo XVII, era de arquitectura barroca, compuesta por dos torres. Esto cambió en 1880 cuando el maestro albañil Don Zeferino Gutiérrez Muñoz, un arquitecto autodidacta, fue comisionado para crear una fachada nueva. Se dice que Don Zeferino se inspiró para su diseño en dibujos, grabados y tarjetas postales de catedrales europeas. La resultante fantasía neogótica, cuyas torres se pueden ver de casi cualquier lugar de la ciudad, ha hecho de la parroquia una de las iglesias más fotografiadas de México.

La Parroquia de San Miguel Arcángel, uno de los símbolos de la ciudad.

La mansión neoclásica de la Casa del Mayorazgo de la Canal fue el hogar de la rica e influyente familia del mismo apellido. Su enorme puerta labrada (localizada sobre la Calle de Canal) es prueba no solo de la habilidad de los ebanistas coloniales sino también del estatus que consideraba tener la familia.

Otra obra destacada es el Centro Cultural Ignacio Ramírez “El Nigromante”, que fue originalmente el claustro del convento vecino, hoy es parte del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) y se conoce en San Miguel simplemente como “Bellas Artes”. 

El Centro Cultural Ignacio Ramírez “El Nigromante”,

El centro ofrece cursos de pintura, dibujo, escultura, música y danza; y es famoso por su mural inconcluso del célebre artista mexicano David Alfaro Siqueiros, antiguo maestro de la institución. El complejo alberga una sala de exposiciones y un auditorio.

Otros atractivos

Originalmente diseñado como teatro ópera, el Teatro Ángela Peralta fue inaugurado en 1873 con una presentación de la más famosa soprano de México en ese tiempo: Ángela Peralta, más conocida como “El Ruiseñor Mexicano”. 

San Miguel de Allende ofrece también una gran oferta cultural.

Hoy en día, después de 130 años, es un elegante punto de reunión de artistas nacionales e internacionales quienes actúan en eventos variados como los Festivales de Jazz y Música de Cámara.

Finalmente, la construcción del Oratorio de San Felipe Neri comenzó en 1712, al haberse “apropiado” una capilla antigua que era de la población mulata de San Miguel. 

La capilla original es la parte que da al este del Oratorio, y la fachada barroca más moderna de suave piedra rosa da hacia el sur. 

Viñedos y recorridos por la naturaleza son otro de los atractivos de San Miguel de Allende.

En esta iglesia también se encuentra una pequeña capilla que la familia De la Canal dedicó a la Virgen de Loreto en 1735, y cuenta con una réplica de la Santa Casa en Loreto, en Italia. Es notable por su decoración fantásticamente recargada, con paredes y altares dorados.

Pero además de tantos atractivos, San Miguel destaca por su ambiente cosmopolita, alimentado no solamente por sus bellezas sino por haberse convertido en un imán que atrae festejos, celebraciones y una considerable cantidad de extranjeros que la han adoptado para que sea su ciudad.

En esta nota:

Comentarios