Noticias

Enrique Sandoval: restaurador de arte sacro

El artista ha trabajo con piezas del templo de Belén, San Roque, La Asunción, Mellado, Cata y La Valenciana. En otros lugares aledaños como La Luz, Sa

Por:

El artista y restaurador Enrique Sandoval Carranco. Foto: Fabiola Manzano

El artista y restaurador Enrique Sandoval Carranco. Foto: Fabiola Manzano

En el antiguo barrio de Mexiamora ubicado en el centro histórico de Guanajuato, vive el artista Enrique Sandoval Carranco, una persona que transmite una intensa paz interior. Camino hacia su casa, cuenta un poco de sus vivencias infantiles con su amigo de toda la vida Jorge Santoyo. Ambos comparten sus recuerdos de un tiempo en donde la diversión era tan necesaria como lo es ahora su querida profesión.
Su historia  artística se remonta años atrás cuando conoció el oficio de su padre, un oficio que si bien, es recordado por la fabricación de títeres; quizá de ahí venga esa herencia artística. Sandoval ayudó a su padre y es muy probable que  ese interés se presente en  su trabajo de  restaurador de arte sacro, que ha realizado en varios estados de la República Mexicana y  municipios del estado.
Por un momento se quedó en silencio tratando de recordar en cuántos templos ha hecho restauración, finalmente después de una breve pausa dijo que más de cuarenta  lugares, como Yuriria, León y Silao. “Sobre todo en las comunidades donde aún se conserva ese tesoro”.
Aquí en Guanajuato ha trabajo con piezas del templo de Belén, San Roque, La Asunción, Mellado, Cata y La Valenciana. Y en otros lugares aledaños como La Luz, Santa Rosa, La Pragua, y La Cieneguita.
El maestro permitió conocer el espacio donde día a día forja lo que ha estado presente en toda su vida, ese lugar al que comúnmente llama taller, donde se encuentran sus pinceles, sus pinturas, sus cuadros y sus sueños.
En uno de ellos, se observa las pequeñas casitas de colores y en la parte superior se ve en todo su esplendor el  Cerro de la Bufa. En otra pieza, el maestro pintó la Basílica Colegiata de Nuestra Señora de Guanajuato. Si bien, toda la habitación exhibe cuadros de templos de la ciudad, que hacen una estupenda atracción para aquellos que tengan la fortuna de conocer este espacio de trabajo.
Algo que llama la atención en particular, es una fotografía donde se encuentra con su maestro y buen amigo, Jesús Gallardo. Enrique Sandoval platicó que tuvo la fortuna de trabajar con él, ambos tomaban sus cosas y se iban en el automóvil particular del maestro Gallardo, en busca del lugar ideal para dibujar, pintar y alimentar su espíritu creativo. “Mi primer y último maestro, de él aprendí todo lo que yo sé”.
Luego de ver parte de su trabajo, mostró unas  fotografías de la restauración que hizo de la Virgen María y San José, esto debido a que las figuras se exhibieron en las fiestas decembrinas y unos delincuentes  las quemaron. En las imágenes se observan los pasos de restauración que hizo el maestro, un proceso largo pero que al final le dejó una gran satisfacción.
Dijo que tiempo atrás adquiría sus materiales en tlapalerías de la ciudad, pero ahora que han desaparecido viaja hasta Irapuato para seguir tratando la restauración tal y como se tiene que hacer. A pesar de no tener a la facilidad los materiales, no es nada confiado “Cuando hago un reentelado de una obra utilizo el mismo procedimiento de la época. Yo no utilizo materiales actuales”, aseguró.
Reiteró que las grandes obras deben estar al cuidado del cambio climático, y para ello  utiliza el retal que es la parte de la pata del conejo. “He restaurado obras que no se han comprometido a restaurar y yo  he demostrado que si se pueden restaurar, sobre todo obras que se consideran totalmente destruidas”.
Una persona entregada a su trabajo pues aseguró que en ningún momento ha considerado el arte como un pasatiempo. Fue la situación económica que dividió su tiempo como profesor y por ello, se dedicó a dar clases durante 30 años. Después de esa etapa sintió que podía dedicarse a la restauración y al arte por tiempo completo.
En su trabajo se ha enfrentado a varias dificultades, comentó que en Cata hay un cuadro de Miguel Cabrera de la Virgen de la Luz y que en el momento en que se le encomendó trabajar con la imagen, tuvo problemas con la autorización. Manifestó que siempre se le exige llevar una bitácora y fotografías del avance de la reparación. Además, en ocasiones su trabajo no ha sido permitido y ha tenido que trabajar a escondidas “Son experiencias y pasajes que fortalecen mi profesionalidad”.
Egresado de la Universidad de Guanajuato comenzó en un taller que luego lo condujo a aprender otras técnicas artísticas como el dibujo, la pintura, el grabado y la escultura. “Eso fue el principio, más la inquietud que yo tenía desde niño por mi papá”.
Ha estudiado en diversos talleres del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) y en  Esmeralda “Yo considero modestamente que no sé el oficio, considero que tengo mucho por aprender”. Un artista que conoce todas las técnicas aunque se ha inclinado por el óleo “Yo mismo me exijo que debo de saber todo ese tipo de técnicas, no ignorarlas”.
Sabe y dice que la base de la pintura es el dibujo, “Viene a mi memoria el maestro escultor don Rodolfo González, del cual tuve mucho aprendizaje. Si no hay dibujo no hay nada”, señaló.
Para el bicentenario de la Independencia de México y centenario de la Revolución Mexicana realizó una colección de cuadros referente a los templo de la ciudad,  pero hay bastante apatía. Sin embargo, el tiene que trabajar para vivir: nunca estoy atado de manos, siempre estoy trabajando.
Actualmente sigue trabajando, pero por su edad en ocasiones es complicado por las alturas y espacios donde se encuentran las piezas.  Reflejo del buen humor que tiene lo toma como algo natural de la vida, “no dejó de añorar esa época cuando fui joven”.
Enrique Sandoval es un hombre que gusta de ir a las plazas, calles y callejones de la ciudad en busca de un lugar donde pintar. Un hombre que a lo largo de los años ha demostrado profesionalismo y que seguirá así durante toda su vida, “sigo en la lucha”, finalizó.

En esta nota:
  • Sociales