Opinión

México lindo y perdido

EL DERECHO DE GIL BORJA

Avatar del

Por: Arturo Gil Borja

  • Fb: Arturo Gb 
  • Tw: @arturogilb

La obra maestra de la injusticia, es parecer justo sin serlo”

Platón

En décadas anteriores, todos vimos y sufrimos con la represión de gobiernos que castigaban duramente las críticas a sus administraciones; inclusive utilizando los órganos de persecución de delitos y judiciales, para sentenciar, por venganza política a sus enemigos o para remediar una crisis social.

Desde 1988, el país inició un cambio, del que creímos no había marcha atrás, pues con la elección, hasta aquél entonces, más competida en la historia de la democracia moderna, el entonces opositor Cuauhtémoc Cárdenas sembró lo que a la postre sería la alternancia en el poder.

A la par y poco a poco, se fue construyendo una red de comunicación mundial, que permitió la libre expresión de las ideas e inclusive el abuso de la información falsa e injuriosa.

Después de 30 años de iniciada la verdadera transformación de la democracia, y en una elección manchada por la calumnia, la desinformación y el uso de perfiles falsos (bots) en redes sociales, se criticó y enlodó la imagen de un Presidente de la República (Enrique Peña Nieto), como nunca antes se había visto.

La corrupción fue la principal bandera, además de un discurso de odio que venía desde 18 años antes, en los que se confrontaban a los distintos sectores, siempre bajo una bandera de la lucha en contra de la pobreza.

En junio de 2008, el hijo del empresario Alejandro Martí fue secuestrado y después encontrado muerto; en aquel entonces, según cita el medio “La Otra Opinión”, Andrés Manuel López Obrador declaró y cito de manera textual: “Un pirruris menos”.

Hace unas semanas, inició una controversia nacional porque el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED), invitó al youtuber Chumel Torres, a un panel sobre discriminación.

El problema es que meses antes, el citado Chumel, había insultado al hijo de Andrés Manuel, con un apodo peyorativo por el look del cabello del menor, y de inmediato, tanto el Presidente como su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller, manifestaron su justificado malestar por la invitación.

Fue tan grande la molestia, que no solo renunció la titular del CONAPRED, sino que además, existen amenazas sobre su desaparición, recordando los anacrónicos tiempos de un partido hegemónico que aplastaba con toda la fuerza del estado a sus oponentes.

Apenas el jueves y viernes pasado, el Presidente Andrés Manuel, en tono molesto, pidió a sus “adversarios” que sí tienen alguna crítica, no se metan con su familia, y que ha sido el gobernante más criticado en los últimos 100 años en este país.

Falso de toda falsedad, pues como dimos cuenta, Enrique Peña Nieto, ha sido el presidente más ridiculizado y criticado, de la historia, al menos en sus últimos dos años de gobierno, pero Andrés Manuel tiene razón, pues con el citado Peña, tardaron 4 años en llegar las críticas y burlas más ásperas, con el actual, bastaron 1 año y tres meses.

Para empeorar la situación, hay que sumar las desafortunadas expresiones que de manera reiterada y sistemática realiza la esposa del primer mandatario, quien con poca sensibilidad habla de enfermos y pobres, pero que es muy sensible cuando le responden sus comentarios.

Esperemos que el respeto a la figura presidencial regrese, para lo cual, el Presidente de los mexicanos, deberá mostrar el mismo respeto y no olvidar que los discursos de odio y división, nunca van a generar unidad y consideración.

Hoy, lejos de necesitar a un gran comunicador, requerimos a un buen administrador, pues el país se cae a pedazos, con una economía que tiene al peso en terapia intensiva; un poder judicial que solo es honesto en el discurso, pero que lleva años haciendo el trabajo sucio de quienes tienen poder o dinero, pues basta recordar el caso de más de 200 ex policías municipales de Hidalgo, a quien el gobierno de Felipe Calderón acusó de ser integrantes del crimen organizado y que al día de hoy, lejos de ser indemnizados, la Suprema Corte de “Injusticia” de la Nación, rehúye su obligación de atraer tan sensible asunto.

México está al borde de su destrucción y necesitamos un gobierno que trabaje para todos, un poder judicial responsable y un legislativo que sirva a la nación.

Las malas decisiones las pagamos por 3, 4 o hasta más de 6 años; Hidalgo y Coahuila tendrán que elegir próximamente a sus Ayuntamientos y diputados, respectivamente, pues con lo que hoy vivimos, es claro ejemplo que NO nos podemos equivocar en las urnas y votar por quienes consideremos las mejores opciones, analizando perfiles, trayectorias, experiencia e imagen de las y los candidatos.

Por hoy me despido, esperando tus comentarios.

Hasta la próxima.

ACLARACIÓN                               
La opinión expresada en esta columna es responsabilidad de su autor (a) y no necesariamente representa la postura de AM Hidalgo.
8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am

Y tú, ¿qué opinas?