Buscar

Normalistas de Ayotzinapa: protestan en el Campo Militar #1, pintan 'asesinos, nos faltan 43'

Estudiantes normalistas realizan pintas en el Campo Militar #1 para exigir se esclarezca la responsabilidad de los militares en la desaparición de sus 43 compañeros.

Escrito en Nacional el
Normalistas de Ayotzinapa: protestan en el Campo Militar #1, pintan 'asesinos, nos faltan 43'
Los alumnos llegaron en 15 camiones tipo turismo al Campo Militar y realizan pintas contra el Ejército . reforma.com

Ciudad de México.- Estudiantes normalistas con playeras como capuchas realizan algunas pintas en el Campo Militar #1, donde exigen que se esclarezca la responsabilidad de militares en la desaparición de sus 43 compañeros la noche del 26 de septiembre de 2014.

Los alumnos llegaron en unos 15 camiones tipo turismo al Campo Militar que ya está resguardado por cientos de policías antimotines y policías militares, detrás de las rejas. Algunos militares portan escudos y palos largos.

"Nosotros somos pacíficos, venimos a pedir que se investigue quién dio la orden de que el Ejército participara en la desaparición de nuestros hijos, y que se aclare toda la verdad", dijo la señora María Tlatempa, madre de José Eduardo Bartolo Tlatempa.

Los estudiantes primero bajaron y se formaron frente a la Puerta Número Uno, aunque después algunos de ellos comenzaron a realizar pintas acusando a los militares de asesinos, a pegar stickers y cartulinas en la barda perimetral, por lo que Maria Tlatempa, la única familiar que ha aceptado dar declaraciones, acusó que eran provocadores infiltrados.

El abogado de los familiares, Vidulfo Rosales, en cambio, rechazó las acusaciones del Presidente López Obrador tras la protesta de ayer en la FGR de que entre el movimiento hubiera infiltrados o que fueran parte de la "extrema derecha".

"La extrema derecha está en su gobierno", afirmó.

"Las armas están ahí adentro, en el Ejército, ellos participaron en la desaparición de los estudiantes", acusó.

Normalistas de Ayotzinapa: Lesionan a 39 elementos por protesta en Campo Militar 

La Secretaría de Gobierno de la Ciudad de México aseguró que 39 elementos de seguridad resultaron lesionados en la manifestación en el Campo Militar 1, en Naucalpan, por parte de los familiares de los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos hace ochos años y estudiantes normalistas.

Según indicó, 21 son policías de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), que apoyaron a los militares con una barrera humana metros adentro de la reja perimetral, tres de los cuales fueron trasladados a un hospital para su valoración médica; 13 de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y cinco de la Guardia Nacional (GN).

"Los cuerpos de seguridad no respondieron ninguna agresión, solo realizaron labores de contención, evitando así todo enfrentamiento", aseguró la dependencia, si bien al final del mitin, del derribamiento de rejas de la puerta y la barda y el lanzamiento de piedras, petardos, cohetones y bombas molotov los elementos de seguridad arrojaban desde adentro también piedras y, cuando ya los estudiantes se habían ido, sacaron dos tanquetas de agua y rociaron a camarógrafos y reporteros.

La dependencia capitalina informó que para vigilar la manifestación de los activistas participaron 200 elementos de la SSC, 50 de Sedena y 50 de la GN.

Durante las movilizaciones se exigió que el Ejército permita castigar a sus integrantes relacionados con la masacre y aclare su participación la noche del 26 de septiembre de 2014 en Iguala.

"Luego de finalizar el acto simbólico, un grupo de manifestantes con el rostro cubierto realizaron pintas, arrancaron rejas y lanzaron petardos, cohetones, bombas molotov y piedras al interior del complejo del Ejército Mexicano", indicó la dependencia capitalina en un comunicado.

"El Gobierno capitalino garantizó el derecho a la libre manifestación a familiares de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Asimismo, reitera el llamado a realizar las manifestaciones por el octavo aniversario de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa de forma pacífica", expresó.

Pide Gobierno evitar vandalismo por caso Iguala 

El subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas, hizo un llamado a evitar actos vandálicos y "de provocación" durante las protestas relacionadas con la desaparición de los 43 jóvenes de Ayotzinapa.

"Sí hacemos un llamado a evitar estos actos de provocación; tanto el Gobierno federal como el Gobierno de la Ciudad de México así lo hemos señalado y lo vamos a sostener y pos supuesto privilegiando siempre el respeto a las libertades y los derechos humanos", dijo.

"Pero también a la seguridad y la integridad de las personas. Tenemos nosotros la obligación de respetar y dar plena garantía al derecho de la manifestación y libertad de expresión y de las ideas, a los padres, pero también hay que salvaguardar la integridad de los padres y madres de familia, de los estudiantes que legítimamente vienen".

En conferencia en Palacio Nacional, Encinas deslindó "claramente" las actividades y manifestaciones realizadas por los padres de los estudiantes desaparecidos, de quienes han realizado estos actos en la Cancillería, la Fiscalía General de la República y la Embajada de Israel.

"La mejor evidencia es la del día de ayer (jueves), donde después de que se llevó a cabo el mitin frente a la FGR fue cuando un pequeño grupo realizó actos vandálicos, también creemos que debe de actuarse con mayor seriedad ante hechos como los presentados en la Embajada de Israel", apuntó.

"Donde se acude a solicitar que se agilice la extradición de Tomas Zerón y se agrede a una representación diplomática que ha venido coadyuvando favorablemente para que esto suceda. Tengan confianza que esta investigación continuará e irá a fondo".

El subsecretario dijo que estarán atentos a las manifestaciones de los próximos días para que no se pretenda desvirtuar con una provocación la legitimidad de la movilización de los familiares de los estudiantes.

"Hay que estar atentos a todas, al conjunto de las acciones, los distintos puntos, para garantizar el derecho a la manifestación; hacemos este llamado a que la provocación no desvirtúe la legitimidad de la demanda, pero también no se preste a que se desvíe la atención de los temas centrales", añadió.

Acusa AMLO intereses conservadores tras protestas

Previamente, en su conferencia mañanera, el Presidente Andrés Manuel López Obrador acusó que detrás de las recientes protestas de estudiantes de la Normal de Ayotzinapa hay intereses conservadores de quienes "viven del conflicto".

"Yo creo que hay intereses que lo que buscan es enfrentarnos, desacreditar al Gobierno porque los integrantes de Ayotzinapa, los padres de los jóvenes han estado informados de todo lo que estamos haciendo, se está pues aclarando lo que sucedió, castigando a los responsables, sin impunidad", dijo.

"Sin embargo, están queriendo enrarecer la situación porque siempre hay gente que no quiere que se resuelvan los problemas porque viven del conflicto. Imagínense, si ya no se violan derechos humanos por parte del Estado, pues ya no se tiene materia, y ellos quieren seguir sosteniendo que se violan derechos humanos, yo les digo no, no somos iguales".

El Mandatario subrayó que las protestas se tienen que hacer de manera pacífica y no lanzando piedras o bombas molotov a instituciones.

"¿Qué es eso de venir a la Procuraduría con bombas y a tirar piedras?, no se puede enfrentar la violencia con más violencia, ¿En dónde está la resistencia civil pacífica?, encapuchados tirando piedras, ahí es el conservadurismo o lo que suele pasar, que los extremos se tocan, la extrema derecha y la extrema izquierda", advirtió.

"Entonces, claro que no estoy de acuerdo con esas manifestaciones de violencia, y ahí van a venir seguramente otros que pertenecen al movimiento conservador".

'Gobierno no puede decirnos cómo protestar' 

Afuera, los estudiantes encapuchados, enardecidos por la falta de justicia, por la intención de hacerla a propia cuenta, lanzaban bombas molotov que traían en sus mochilas, arrojaban pedazos de tabiques y banquetas, arrancaban las rejas color militar, apuntaban al aire con sus resorteras y gritaban: "¡Asesinos!", ¡Fue el Ejército!", "No que sí muy valientes!".

Y los valientes eran ellos, porque desde el principio, antes de que los familiares de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos hace ocho años y los estudiantes de las normales rurales llegaran al Campo Militar Número 1, a la puerta principal, ya estaba un operativo de cientos de granaderos y policías militares con cascos y escudos y dos tanquetas de agua ocultas ocultas por la puerta 10, y detrás y entre los jardines más militares sin casco y escudo, pero con palos largos como los que usó el grupo paramilitar de los Halcones en el asesinato de estudiantes en el Jueves de Corpus de 1971.

"A veces sí me da miedo, veces sí pero me acuerdo de mi hijo, pero siempre estoy pensando en él y digo no me da miedo y a la vez sí", decía la mamá de José Luis Torres Luna, un ayudante de albañil de la comunidad indígena de Amilcingo, Morelos, que tenían 20 años cuando consiguió ser aceptado en la Normal de Ayotzinapa.

La pequeña mujer, con una cachucha y un cubrebocas, temblaba levemente mientras sostenía el retrato de su hijo. Jóvenes con sus playeras envueltas en la cabeza, incluso hubo con una máscara de Batman y sus cuernitos, bajaron de unos 15 camiones y se formaron frente a la puerta. Adentro, los militares y policías seguían inmóviles.

"No traemos armas. Nosotros somos pacíficos, venimos a pedir que se investigue quién dio la orden de que el Ejército participara en la desaparición de nuestros hijos, y que se aclare toda la verdad", dijo la señora María Tlatempa, madre de José Eduardo Bartolo Tlatempa.

Los familiares reclamaron la participación del Batallón del Ejército en Iguala en la desaparición de los 43 estudiantes. En la noche del 26 de septiembre de 2014, mientras los estudiantes que tomaban camiones para llegar a la Ciudad de México eran atacados por policías y criminales, los militares se negaron a dar ayuda y después se sabría que los militares tenían infiltrada la Normal y luego se desentendieron incluso de su elemento. El General Brigadier José Rodríguez Pérez del 27 Batallón de Iguala fue acusado de ordenar la ejecución de 6 de los 43 normalistas de Ayotzinapa, y se entregó la semana pasada.

"Las armas están ahí adentro, en el Ejército, ellos participaron en la desaparición de los estudiantes", dijo Vidulfo Rosales, abogado de los familiares.

Por la mañana, en su conferencia mañanera, el Presidente Andrés Manuel López Obrador había regañado a los familiares y estudiantes que participaron ayer en la Fiscalía. Que llevaban armas, que eran provocadores, infiltrados, vándalos, de extrema derecha, agitadores, había dicho.

"La extrema derecha está en su Gobierno", comentó Rosales.

Antes de los discursos, algunos jóvenes encapuchados que habían permanecido en un rotundo silencio, sobre la avenida y con algunas mantas reclamando que el Ejército revele lo que sabe sobre los 43 estudiantes y quite el fuero militar a sus elementos acusados, pintaron consignas en la barda verde olivo y en la fachada principal.

"Fue el Ejército", "asesinos", "nos faltan 43", "ni perdón ni olvido". "Grábenlos, son provocadores infiltrados", acusó Maria Tlatempa. Pero luego tuvo que aceptar que eran estudiantes. Su hijo también se manifestaba así, señora, le dijeron.

"Sí, pero eso no tiene que ser para que los maten", fue su respuesta.

"Ningún gobierno puede decirle al pueblo cómo protestar. Si ellos usaron la resistencia social pacífica, se respeta; pero nosotros tenemos una forma y corresponde a la autoridad responder en el marco legal, sin desapariciones", dijo Rosales.

"Exigimos la autoridad militar el compromiso y la voluntad para que haya transparencia total de las fuerzas armadas, para que haya disposición a rendir cuentas ante las autoridades civiles, a que se pongan a disposición de los jueces, para que sean los jueces quienes deslinden ese sentido", exclamó con un equipo de sonido que había puesto el SME.

Adentro se oía una banda de guerra. Isidoro Vicario Aguilar, abogado del Centro de Derechos Humanos de la Montaña "Tlachinollan", acusó que de 20 órdenes de aprehensión solo se hayan ejecutado cuatro. "AMLO decía que todo cambiaría, mentira, la misma porquería", pintaban los estudiantes. Arrancaban señales viales, preparaban trozos de tabiques.

Parecía que los estudiantes no se iban a atrever a más, con tantos policías y tantos militares, con alambres de púas en dos puertas. Con un dron volando por encima, del lado del campo militar al que un estudiante bromeaba apuntándole con su resortera. Pero el ánimo se calentó al final. "Ya van ocho años y seguimos igual, sin saber dónde. Ya van cuatro años del gobierno de Obrador y no hay avance", se quejó una joven, casi adolescente, de la "Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México". "Ya en tres días son 26 y nada", insistió.

Fue al final cuando algunos estudiantes se subieron a sus camiones, y otros se quedaron a sacudir y arrancar las rejas verdes del ejército. A pintar con letras rojas "asesinos". A sacar bombas molotov de sus mochilas y resorteras. Lanzaron piedras. Derribaron rejas en un tramo de 309 metros y tres puertas, hubo algunos que se metieron a lanzar bombas más cerca a los militares y policías que se contenían, sin atreverse a estar tan cerca de las formaciones militares que aguardaban y de los militares que vigilaban entre los árboles acariciando sus armas de madera.

Así se fueron hacia Periférico, entre estallidos de bombas y humo y gritos. A medio tramo los que ya estaban en sus autobuses volvieron a bajarse. Tiraron también rejas de la avenida, bombas piedras. "Fue el Estado", gritaban. A ello se unió un oficinista con lentes, trajeado de beige que iba a un congreso en el Centro Banamex. Tomó la delantera cuando los militares comenzaron a devolver las piedras, protegidos por los antimotines. Después sacaron dos tabaqueras de agua. Agua cálida y agua color café que se creyó que tenía algún químico.

"Ya me la debían estos desde el 68 , asesinaron hace unos días a la niña Heidi", dijo el oficinista todo mojado, incluso su gafete del Congreso,

"Nos la pelan", decía un un gesto de la mano el militar apuntaba desde arriba de una tanqueta cuando los estudiantes ya se habían ido. Se fueron. Diciendo "Fue el Estado", "Fueron los militares", "Ayotzinapa no se olvida".

"Sí dio miedo, allá no se ven estas cosas", dijo un músico de corno que entró al campo militar a una audición para estar en la orquesta del Ejército. "Yo vengo de San Felipe Otlaltepec, tierra de músicos, Puebla, y allá es provincia y no vemos estas cosas", repito, cuando ya salían más de 50 camionetas de la Policía. Adentro, los militares hacían formaciones y comenzaban a dejar todo como estaba.

HLL

TE PUEDE INTERESAR: 

‘Sueño con tenerte entre mis brazos’, Nancy esperaba con ansias a su bebé pero es asesinada y hallada en río

Le hundieron el cráneo: Bebé es golpeado por madre y padrastro hasta la muerte; detienen a mujer

El analista político Óscar Gastélum, denuncia intimidaciones tras ser expuesto por AMLO

Caso Ayotzinapa: juez federal gira órdenes de aprehensión contra exprocurador de Justicia de Guerrero, Iñaki Blanco

FRG

Escrito en Nacional el
Reforma es la institución informativa con más credibilidad y prestigio en el País por su periodismo independiente.

Boletín Votamos24

Recibe gratis diariamente la cobertura más completa de las elecciones 2024 en Guanajuato

Votamos24